Espectáculos

Edwin Manuel ¿el nuevo Rey de la bachata?

Edwin Manuel ¿el nuevo Rey de la bachata?
Edwin Manuel ¿el nuevo Rey de la bachata?

Un joven de nombre Edwin Manuel llama la atención por hacerse llamar El Nuevo Rey de la Bachata, y ha lanzado el octavo sencillo del que va a ser su primera producción discográfica.

El sencillo se titula «Inolvidable». Y sí, está bien grabado, mezclado y masterizado. Y sobre todo llama la atención el requinto y su discurso rítmico melódico que recuerda mucho al mismo que hace el músico de la guitarra prima de la banda de Romeo.

Excelente que sea el compositor de los temas que canta. Y que su voz tenga poco tratamiento con las herramientas del Auto Tunes, esa tecnología que afínale más desafinado y metaliza la voz, entre otras capacidades.

Me seduce la propuesta musical de Edwin, es de buen gusto, puede tener éxito, puede llegar muy lejos. Sin embargo, para llamarse El Nuevo Rey de la bachata, falta mucho en su propuesta, aún en pañales.

Vamos por partes, como diría Jack el Destripador. La imitación del verdadero Rey de la Bachata -Romeo Santos, reconocido como tal por el mismísimo Anthony Santos-, es algo que resulta patético, porque el estilo de romeizar su propuesta no es más que eso, una copia de lo que hace Romeo, con la voz aflautada, gracias al falsete. Lo cual fue seguido a su vez, pero con ciertas diferencias por Prince Royce.

Por lo demás, es un buen comienzo, pero pocas veces un joven que está prácticamente en su arranque ha sido tan pretencioso. Falta, al menos en ese auto título de El Nuevo rey, un poco de humildad, un bájale un tres para no subirle un cuatro.

¿De dónde viene?

Edwin Manuel nace en Hato Mayor del Rey. Con la ayuda de su padre el maestro Williams Tomás Vásquez, quien actualmente es su asesor, aprendió a tocar la  guitarra y a los 13 años inicia en la música como segunda guitarra de una agrupación local junto de su papá. Ha lanzado antes “Dime amiga” y “Te besaré”. Trabaja de la mano de JL Music & HB.la Marca Music, según una nota de prensa.

Por Alfonso Quiñones.

Más contenido por David Ruíz Pérez