Centroamérica debe integrarse para enfrentar sus problemas sociales, según el BID

La crisis terminó por aumentar un poco

Tegucigalpa. La crisis del coronavirus va a incrementar la pobreza y generará una fase desfavorable en Honduras, por lo que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) ve necesario que Centroamérica haga un esfuerzo para avanzar en el camino integracionista impulsado desde 1986 para enfrentar los problemas sociales.

Así lo dijo este viernes en entrevista con Efe el representante del BID en Honduras, Eduardo Almeida, quien considera que la polarización en la región ha generado "menos acuerdos y menos integración" entre los países.

"La crisis terminó por aumentar un poco, de manera significativa en algunos casos, esta polarización (en la región), porque los países tienen cada uno sus presiones políticas, pero también sus urgencias de aumentar la economía", subrayó.

Almeida indicó que los Gobiernos deben buscar la forma de "volver a afianzar a Centroamérica como una región, para compartir experiencias y problemas sociales".

La migración irregular y la reducción de las remesas, señaló, afectan a todos los países centroamericanos, situaciones que antes de la crisis "ya eran problemas" que deben resolverse "de manera integral".

"Es el momento de que se sienten los países y como bloque se pueda pensar cómo enfrentar los problemas de la migración y la reducción de las remesas", destacó Almeida, quien también abogó por "volver a la solidaridad" en la región.

INDICADORES ECONÓMICOS EN 2020 SERÁN "UN DESASTRE"

El representante del BID aseguró que los indicadores económicos de Latinoamérica, especialmente de Centroamérica, en 2020 serán "un desastre", aunque destacó que Honduras ha tenido "un desarrollo macroeconómico muy importante" en los últimos meses.

Las autoridades deben comenzar a planificar sobre el endeudamiento, los ingresos fiscales, la priorización de gastos e inversiones para que en 2021 "se pueda volver a ver los indicadores macroeconómicos de antes", sostuvo.

Los indicadores macroeconómicos inciden de manera directa en el "costo de la deuda del país", señaló Almeida, quien dijo que, en el caso de Honduras, el Gobierno debe priorizar en tres pilares: atención sanitaria, cooperación económica y protección social.

La atención de salud va de la mano con la cooperación económica, pero en muchos países se ha generado "una mayor polarización sobre si se debe dejar morir a la gente de la enfermedad o de hambre", agregó.

Anunció además que Honduras creará una comisión orientada a buscar "una apertura segura e inteligente" de la economía bajo protocolos de bioseguridad, pero también tiene que garantizar la atención de la salud a la población.

Al menos 30 restaurantes y cafeterías han abierto de manera gradual en las dos últimas semanas en Tegucigalpa, capital de Honduras, país que registra 2.318 casos de coronavirus y 133 muertos.

PENSAR EN LA RECUPERACIÓN

Almeida indicó que es "muy difícil saber que va a pasar" con la economía hondureña, ya que dependerá de lo que dure la crisis y de los efectos de la pandemia en Estados Unidos.

"Se puede tener una visión más o menos con lo que está pasando en Estados Unidos, se espera que ese país tenga una caída del 6 % de su economía, y entonces las previsiones para Honduras serían perder un 4 % este año en su economía", explicó.

En su opinión, más que prever lo que pasará este año con la economía de Honduras, lo más importante es analizar "cómo será la recuperación económica" en 2021.

Si la pandemia continúa hasta final de año, añadió, la economía hondureña en 2021 no tendrá una "recuperación muy fuerte", por lo que las autoridades deben trabajar en políticas públicas.

"Este año va a ser de mucha recesión y el próximo año, para algunos sectores, será de recuperación", enfatizó el representante del BID en Honduras.

Fuente: EFE

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorSonia Mateo llama “indolente” al presidente en funciones del Senado
SiguientePresidente Medina nombra a Junior Santos viceministro de Relaciones Exteriores y a Pedro Almonte en Obras Públicas