Éstas chimeneas disminuyen los daños a la salud y la contaminación ambiental

Santo Domingo. - El Gobierno dominicano anunció que avanza en la primera etapa del plan piloto para la transformación de los vertederos del país, en especial de los municipios Los Bajos de Haina y Punta Cana-Macao, donde ya se han instalado las primeras chimeneas o pozo de aireación de los residuos para control de incendios y reducción de la contaminación.

Éstas chimeneas disminuyen los daños a la salud y la contaminación ambiental que afecta sus munícipes, que quitan atractivo turístico a República Dominicana y que afectan la salud humana.

Desde hace varios meses, la situación en los botaderos de Haina y Punta Cana está bajo mitigación tras la intervención gubernamental y se espera que en los próximos meses haya un mayor control y manejo de los residuos sólidos que allí se depositan y vierten, bajo la supervisión de la dirección de Proyectos Estratégicos y Programas Especiales de la Presidencia (Propeep), dirigida por el ministro José Leonel (Neney) Cabrera.

En Haina ya se han realizado cierres técnicos en algunas áreas y se mejoran otras del botadero municipal para poder recibir los residuos sin que repercutan de manera negativa en la salud y el medio ambiente.

Según técnicos que laboran en la transformación de los vertederos municipales, las chimeneas instaladas en los municipios de Haina y Punta Cana-Macao, son las primeras de muchas otras que serán instaladas durante el proceso de transformación.

Explicaron que actualmente se está en el proceso de nivelación, cobertura y compactación en Haina, donde afirmaron que ya existe un ambiente diferente, porque se ha dejado de emitir gases contaminantes de efecto invernadero, como el metano, dióxido de carbono, monóxido de carbono y óxido nitroso, entre otros.

“Los vertederos son un foco de contaminación en un país como República Dominicana cuyos ingresos fiscales son engrosados de manera significativa por los ingresos provenientes del turismo, cuyo significativo aporte fue de un 6.4% al Producto Interno Bruto (PIB) en el 2019”, puntualizaron.

“Estaremos interviniendo los diferentes sitios de disposición final, manteniendo una constancia y dando un tratamiento de destino final adecuado a los diferentes vertederos que iremos asumiendo”, reafirmaron los técnicos de la Propeep que trabajan en los proyectos bajo la instrucción del presidente Luis Abinader.

Hace aproximadamente un meses, en cumplimiento con las demandas de décadas de parte de las poblaciones de esas comunidades, atendiendo a sus preocupaciones, el presidente Luis Abinader ordenó la modernización y transformación de los más de 356 vertederos de desechos sólidos contaminantes, que se han convertido en una amenaza y en peligro para la salud de los habitantes de cada municipio y los turistas, más en los actuales momentos por los ataques del coronavirus SARS-COV-2 y la COVID-19.

Esta tarea fue encomendada a la Dirección General de Proyectos Estratégicos y Programas Especiales de la Presidencia (Propeep), que dirigente el ministro José Leonel (Neney) Cabrera, quien ha realizado varias visitas a los municipios de Haina y Punta Cana-Macao, a los fines de darle cumplimiento y supervisar y agilizar los trabajos.

El proyecto también se extenderá en su primera etapa a los municipios Higüey, Tenares, Las Terrenas, Samaná y Puerto Plata, donde se construirán las infraestructuras necesarias como parte del Plan Nacional de Rellenos Sanitarios, que se ha denominado ECOS5RD.

Mediante este proyecto, que se ejecutará en coordinación con las alcaldías y la Liga Municipal Dominicana (LMD), además de dar un manejo adecuado de los basurales a cielo abierto y lograr convertir en energía y otros subproductos que puedan ser útiles sin que esto conlleve riesgo a la vida humana, se buscar generar empleos en las comunidades intervenidas, que promueva una economía circular, con la aplicación de la separación en origen de los desechos.

Los alcaldes y especialistas en temas ambientales y urbanísticos, médicos, empresarios, congresistas, desarrolladores y emprendedores atribuyen a los escasos recursos presupuestarios que reciben los ayuntamientos y a la desidia de los gobiernos anteriores el hecho de que el problema de los vertederos de basura a cielo abierto se haya prolongado por décadas.