Resto del Mundo

Policía de Nicaragua hace presencia inusual en la marcha LGBTIQ

Policía de Nicaragua hace presencia inusual en la marcha LGBTIQ

La comunidad LGBTIQ no canceló la actividad y el punto de encuentro

La Policía de Nicaragua hizo presencia inusual al sureste de Managua, donde la comunidad LGBTIQ tiene previsto festejar este jueves el Día Internacional del Orgullo Gay con una marcha «por la justicia y la democracia», en medio de la crisis sociopolítica que ha cobrado 285 muertos.

Decenas de agentes policiales armados se presentaron desde tempranas horas de la mañana en los alrededores de un centro de comercio conocido como «Camino de Oriente», punto donde la comunidad LGBTIQ se había citado, y donde iniciaron las protestas masivas contra el presidente Daniel Ortega, el 18 de abril pasado.

El movimiento de manifestantes «gais autoconvocados» denunció la presencia policial como un intento de «intimidación», ya que la Policía es vista como la pieza principal de las «fuerzas combinadas» que el Gobierno supuestamente utiliza para atentar contra los derechos humanos, según los organismos de derechos humanos nacionales e internacionales.

A pesar del ambiente amenazante, la comunidad LGBTIQ no canceló la actividad y el punto de encuentro, ubicado junto a una importante vía de Managua, se llenaba poco a poco.

Tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), como la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), han responsabilizado al Gobierno nicaragüense de graves violaciones a los derechos humanos.

Las violaciones incluyen «asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias cometidos en contra de la población mayoritariamente joven del país», según la CIDH, lo que fue rechazado por el Gobierno de Nicaragua.

El país centroamericano lleva más de dos meses en la crisis más sangrienta desde la década de los años 1980, también bajo la presidencia de Ortega.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en la exigencia de la renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.

Fuente: EFE

Más contenido por Redacción CDN

Más noticias