Resto del Mundo

¿Por qué los hombres no compiten en nado sincronizado en los Olímpicos?

El nado sincronizado es uno de los deportes más artísticos y agradables a la vista de los que se presentan en las competencias a nivel mundial.

Y aunque durante años ha sido dominado por las mujeres, eso está por cambiar: en el Campeonato Mundial de Natación, que inicia este sábado en Rusia, los hombres podrán competir por primera vez de manera oficial.

¿Será entonces éste el primer paso para que los hombres vuelvan a competir en la mayor cita deportiva mundial, los Juegos Olímpicos?

Uno de los más entusiasmados con la idea del debut en los campeonatos mundiales es el estadounidense Bill May, considerado uno de los mejores en esta especialidad. “Es algo que he soñado toda mi vida: estar con los mejores del mundo”, le dijo May a la BBC.

Ganador de múltiples medallas y trofeos a nivel global, nunca pudo participar en los Juegos Olímpicos o en los Mundiales porque el suyo era un deporte “exclusivo de mujeres”.

Origen. Tal vez el primer evento ocurrió en 1892, en la ciudad de Yorkshire, en el centro de Reino Unido, en una competencia de “nado científico” que era una de las exigencias para ser parte de la Real Sociedad de Salvavidas.

Una rutina inspirada en Superman para el grupo de nado sincronizado Paris Aquatique. ¿Habrá llegado la hora de la disputa olímpica? La prueba de nado ornamental o “científico” la ganó en ese entonces un joven de 14 años, llamado Bob Derbyshire, después de realizar una serie de volteretas dentro del agua, un clavado y otras acrobacias.

Pero no fue sino hasta 1941 cuando se adoptó como una práctica deportiva por parte de la Unión Atlética Amateur de Estados Unidos, y también se determinó que las categorías de mujeres y hombres competirían de forma separada. Hasta ese momento podían ser combinadas.

El asunto es que esta separación le quitó el impulso del aporte masculino al deporte.

“El nado sincronizado fue diseñado para que fuera practicado por ambos sexos, pero la Unión Atlética los separó porque pensó que el ser hombre tenía ventajas en el agua, pero lo cierto es que era todo lo contrario”, le dijo a la BBC Bert Hubbard, quien compitió a mediados de los años 50.

Esa idea fue alejando a los hombres de esta disciplina no solo en EE.UU., sino también en otras partes del planeta.Hasta el punto que cuando fue incorporado como deporte olímpico en Los Ángeles 1984 solo fue aceptado para mujeres.

Fuego olímpico. Una de las razones que estudió el comité deportivo de Los Ángeles 84 para decidir la exclusión de hombres en el nado sincronizado fue la intención de fondo de tener más deportes de mujeres.

Sin embargo, en la actualidad casi todos los deportes olímpicos son practicados por ambos sexos, por lo que es posible que la opción para los hombres nadadores se abra en el futuro, dándoles lugar a las coreografías y piruetas coordinadas en las piscinas de los Juegos.

Aunque algunos expertos creen que esa idea es todavía lejana.

“Pienso que el entorno de este deporte ha sido femenino, algo único, y el sentimiento es mantenerlo así, como una disciplina para mujeres”, le dijo a la BBC Ginny Jasontek, secretario honorario de la FINA.

Por otro lado, la única opción para que cambien las reglas en el Comité Olímpico Internacional es que se presente una petición de la FINA tres años antes de que se realicen los siguientes Juegos.

Hasta ahora no se ha hecho tal petición, por lo que la esperanza de participar para May y otros compañeros en los Juegos Olímpicos de Río el próximo año está casi que descartada.

Sin embargo, participar en los mundiales también resulta esperanzador para estos atletas.

Pero es más esperanzador aún, señalan, que a partir de la apertura de torneos regionales y continentales a la participación masculina se ha logrado captar la atención de varios hombres que ahora quieren ser parte de los clubes de nado sincronizado en Europa y Estados Unidos.

“Después de una serie presentaciones, me llamaron varios entrenadores a decirme que varios muchachos se habían inscrito en clubes de nado sincronizado por lo que habían visto”, relató el francés Beaufils.

“Yo pensé que no había hombres que practicaran este deporte, lo que ocurría es que pensaban que no se podía. Lo cierto es que da mucho alivio ver que estas cosas pasan”, añadió.

Tomado de: Ovación Deportes y BBC