Nueva York elevará la edad mínima para consumir cigarrillos electrónicos y tabaco

La nueva ley  entrará en vigor a partir del 13 de noviembre

A partir de la próxima semana, Nueva York ya no venderá tabaco ni cigarrillos electrónicos a menores de 21 años, después de que el gobernador Andrew Cuomo firmara en julio la ley que eleva mínima para comprar esos productos, que hasta ahora era de 18 años de edad.

“Aumentando la edad mínima para fumar, podemos detener que los cigarrillos caigan en manos de jóvenes y prevenir a toda una generación de neoyorquinos de costosas y potenciales mortales adicciones”, indicó en un comunicado Cuomo, que el pasado enero ya había anunciado su intención de elevar la edad para comprar estos productos.

El gobernador dio a conocer en enero una lista de iniciativas, entre ellas esta nueva ley, como parte de su agenda de trabajo para el 2019, tras ser reelegido el pasado noviembre cuando los demócratas lograron el control también de la Asamblea y el Senado.

Según el estado de Nueva York, mientras la tasa de fumadores entre los estudiantes de escuela superior se redujo de un 27,1% en el 2000 a su récord más bajo de 4,3% en el 2016, el agresivo marketing promocionando los cigarrillos electrónicos con sabor está cambiando esa tendencia. Advierte de que el Departamento de Salud del estado ha recibido 56 informes de médicos de graves enfermedades pulmonares en pacientes entre los 15 y 46 años.

La nueva ley, aprobada por Asamblea y Senado el pasado marzo y que entrará en vigor a partir del 13 de noviembre, prohibirá la venta de cualquier producto derivado del tabaco y cigarrillos electrónicos en farmacias; también su exhibición en tiendas que no sean dirigidas solo a adultos y requerirá que los cigarrillos electrónicos sean vendidos solo por comerciantes autorizados.

Fuente: Infobae

Queremos ofrecerte lo mejor de nosotros
¿Te gusta el contenido de este artículo?

COMPARTIR
AnteriorVIDEO: Hija mayor de José José revela que pudo ser envenenado por su esposa
SiguienteIrán se distancia aún más del acuerdo nuclear con la reactivación de Fordo