“La vacuna contra la COVID-19 funciona, solo falta aplicarla”

La única manera de derrotar esa pandemia es si todo el mundo se vacuna

Santo Domingo, RD.- En un interesante artículo publicado hoy en el Financial Times se presentó evidencia estadística que demuestra que la vacuna contra la COVID-19 funciona. John Burn-Murdoch elaboró varias gráficas en las cuales se observa el descenso acelerado del porcentaje de casos de coronavirus entre la población vacunada, que es la de mayor edad, con relación al porcentaje de casos de la población no vacunada.

Asimismo, se observa una reducción de la tasa de hospitalización y de fallecimientos entre los adultos mayores con relación a los más jóvenes que todavía no se han vacunado.

En su análisis queda claro que, debido al poco acceso a las vacunas y a la propagación de variantes del virus, millones de personas que habitan en los países en desarrollo se enfrentarán en los próximos meses a un mayor riesgo de contagio, hospitalización y muerte. Los países avanzados deben entender, tal como lo comenté ayer, que la única manera de derrotar esa pandemia es si todo el mundo se vacuna, y no solo la población que habita en sus territorios.

España, la madre patria, lo ha entendido muy bien. Hoy, Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España anunció que su país donará a América Latina y el Caribe entre un 5 y un 10% de las dosis de vacunas que adquiera durante 2021, equivalente a 7.5 millones de dosis, con el objetivo de promover un acceso a las vacunas equitativo, justo y asequible para todas las personas. Otras economías desarrolladas deberían seguirle los pasos a España y cooperar con la vacunación de la población de países africanos y de otros países menos avanzados. Es lamentable que los líderes de esas naciones prefieran tener millones de vacunas en sus almacenes en vez de enviarlas a quienes más las necesitan.

En los años noventa promoví el financiamiento público de la investigación y desarrollo y la aprobación de licencias obligatorias a productos patentados por la industria farmacéutica, basándome en los estudios de Michael Kremer, entonces un profesor de Harvard y actualmente de la Universidad de Chicago, galardonado con el Premio Nobel de Economía en 2019. Hoy me reconforta que se esté discutiendo la importancia de que haya transferencia de la tecnología para fabricar la vacuna del covid hacia otros países usando licencias obligatorias.

Recuerdo el fuerte debate que se registró en los noventa con los abogados que defendían a muerte que esas licencias no se incluyesen en nuestra legislación de Propiedad Intelectual. Afortunadamente, las licencias obligatorias se incluyeron en la Sección IV de la Ley No. 20-00 sobre Propiedad Industrial.

Concluyo este comentario con una buena noticia. Hoy llegaron 500 mil dosis de vacunas provenientes del laboratorio Sinovac de China. Y aprovecho para recordarle a esa empresa que todavía le debe al gobierno dominicano 4.5 millones de dosis de las que había prometido para los meses de marzo y abril.

Por: Jaime Aristy Escuder

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorPutin espera que nadie cruce "líneas rojas" en relaciones con Rusia
SiguienteChu Vásquez: “Los delincuentes no preguntan de qué partido eres”