Este año la Semana Santa será única, debido a las restricciones que se aplican para evitar la propagación del COVID-19.

“La Iglesia este año estará viviendo una Semana Santa única. Usando la tecnología, utilizando distintas plataformas para llevar la palabra de Dios, llevar aliento y animarlos en este momento duro, difícil y de cuarentena”, afirmó el padre Kennedy Rodríguez, director de Comunicaciones de la Arquidiócesis de Santo Domingo.

La Semana Santa inicia este domingo (Domingo Ramos) y será virtual, desde casa y sin fieles en los templos.

Debido a la propagación del COVID-19, la semana más intensa en la Iglesia católica será realizada sin sus tradicionales procesiones y multitud de gente, que se reúnen para conmemorar la pasión y muerte de Jesucristo.

La Iglesia tuvo que reinventarse y dispuso que sus sacerdotes realicen las celebraciones sin fieles y sean transmitidas de manera virtual y en vivo para que las personas vivan la Semana Mayor desde casa.

Rodríguez explicó que para este Domingo de Ramos, ya que no se harán las procesiones, se les invita a al pueblo a colocar un ramo en la entrada de sus casas (puertas, ventanas) para recordar la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén en medio de una multitud que lo aclamó como el Mesías.

Al ser entrevistado por CDN, canal 37, el sacerdote indicó que por primera vez en Semana Santa en la Catedral Primada de América se realizará las celebraciones sin fieles.

Detalló que el arzobispo metropolitano de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, oficiará las misas solo en compañía de otros sacerdotes guardando el debido protocolo establecido para evitar la propagación de la pandemia.

Llamó a participar en jornada de oración

El prelado llamó a todos los ciudadanos a unirse a una jornada de oración que estarán realizando este Lunes Santo, de 9 de la mañana a 4 de la tarde. “Para orar por estos días duros, fuertes, de pruebas… y hay que ver también que nos quiere decir el Señor con este tiempo que estamos viviendo”, expresó.

Afirmó que como iglesia están llevando ayuda a los afectados por la crisis generada por el COVID-19 y desde la Pastoral Social están distribuyendo alimentos a las familias necesitadas.

Asimismo, Rodríguez dijo que están confeccionando mascarillas para evitar que se agoten por la sobredemanda que está recibiendo este producto.

Por: Rosmerys De León