Ambientalistas rechazan barcaza Estrella de Mar II y III en río Ozama

La cual opera en el referido río desde el 1998

Santo Domingo, RD.- La Fundación Acción Comunitaria por el Medio Ambiente, expresó su rechazo a la instalación de la barcaza eléctrica Estrella de Mar III en el río Ozama.

Así mismo, la entidad pidió el traslado de la de barcaza Estrella de Mar II, la cual opera en el referido río desde el 1998.

Aseguró que las referidas barcazas violan los lineamientos de la Ley 64-00, al tiempo que mantiene con altos niveles de contaminación el río Ozama.

Se recuerda que, la posible instalación de una nueva planta de generación eléctrica en el Río Ozama desnudó la deplorable condición en que se encuentra ese importante afluente.

Mientras la generadora realiza sus aprestos, ambientalistas hacen un llamado de alerta al Gobierno para evitar lo que adelantan sería un "crimen ecológico".

Pero esos planes de saneamiento se ven amenazados ante los aprestos por instalar una nueva planta de generación eléctrica sobre el río.

La planta Estrella de Mar III llegaría en los próximos meses, pero su instalación dependerá de la decisión que finalmente tome el Ministerio de Medio Ambiente.

Este tema vuelve a ser centro de un gran debate por su instalación en las aguas de uno de los ríos más importantes del país.

La instalación de esta planta fue producto de la crisis eléctrica por la que atravesaba el país hace 20 años, sin estudios previos se entregó el río Ozama para que una empresa extranjera montara un negocio de alto impacto ambiental, pese a que la barcaza era la primera en su especie.

El ambientalista y miembro de la Academia de Ciencias, Luis Carvajal explicó los orígenes de la llegada de esas plantas “en ese entonces no teníamos ley ambiental y no había norma y por lo tanto hoy bajo ningún criterio podría instalarse una barcaza energética sobre un río”.

Expertos indicaron que hay tres razonas que hacen urgente una decisión de Estado para que se reubique la planta: primero, la contaminación propia de una planta generadora de energía eléctrica, la contradicción del gobierno que mantiene en agenda un amplio plan de saneamiento del rio Ozama  y la incompatibilidad de esta industria con las inversiones auspiciadas en la Zona Colonial como destino turístico.

Las operaciones instaladas en el afluente dependen de un agresivo almacenamiento de combustible de un tanque 528,000 galones de gasoil y dos tanques de 2,310,000 galones de fuel oil.  El programa Desclasificado con Adis Burgos observó en un trabajo de campo, junto a expertos, la necesidad de una experticia gubernamental.

De su lado, El ministro de Medio Ambiente, Orlando Jorge Mera, dijo estar a la espera de información técnica y prometió fijar posición en los próximos días.

El 10 de Junio del 2020 una comisión del Ministerio de Industria y Comercio hizo un levantamiento para comprobar los términos de operación de la planta y entre sus conclusiones determinaron que el negocio representa un gran sacrificio fiscal,  ya que el Estado está obligado, según la ley de hidrocarburos, a otorgar un subsidio a las generadoras, monto que en el año 2020 significó 926 millones de pesos solo para la empresa Transcontinental Capital Corporation, 458.84 millones por concepto de subsidio al fuel oil No.6; RD$17.13 millones por subsidio al gasoil, y RD$ 451.01 millones por subsidio al gas natural.