Noticias

Corrupción y recesión ponen a PT en aprietos en Brasil

RÍO DE JANEIRO.- Una economía que día a día se hunde poco a poco y un escándalo de corrupción de proporciones gigantescas no sólo amenazan con derrocar a la presidenta de Brasil Dilma Rousseff, sino con echar abajo el legado del gobernante Partido de los Trabajadores y su lucha por empoderar a la izquierda latinoamericana.

Especialistas consultados concuerdan que el partido sufre el peor momento desde su creación principalmente por un escándalo de corrupción y sobornos en la estatal Petrobras, que coincidió con un bajón en los precios de las materias primas, cuyas exportaciones habían impulsado el desarrollo del país en los últimos años.

El entramado de corrupción transcurrió durante más de una década y ha involucrado a unos 60 políticos y a las más grandes empresas del sector petrolero y de la construcción en momentos en que la economía reportaba fuertes caídas en los últimos tres trimestres. Según economistas entrevistados por el Banco Central, el PIB se contraerá un 3,6% en 2015.

El Partido de los Trabajadores, o PT como se le conoce popularmente, construyó su liderazgo lentamente, desde inicios de los 80 cuando la dictadura brasileña (1964-1985) languidecía. Encontró su base política en sindicatos y movimientos sociales y su discurso, basado en el ejercicio ético de la política, caló entre el electorado.

También se fue granjeando durante años la simpatía de las clases populares con sus programas sociales que sacaron de la pobreza a millones de brasileros y los insertaron en la clase media.

«Era visto como un ejemplo de la izquierda moderna en América Latina», dice Christopher Sabatini, profesor de Asuntos Latinoamericanos en la Universidad de Columbia. «Ahora está en una verdadera crisis. Está involucrado en corrupción y es víctima de una falta de renovación en sus liderazgo».

Su principal activo político y fundador del PT, Luis Inácio Lula da Silva, fue reconocido como un líder carismático que defendió a los pobres y fortaleció a la clase media brasileña. «Era visto como un líder global», señaló Sabatini.