Manifiestan que involucrase en una actividad artística y cultural les ha inculcado la disciplina

Santo Domingo RD.- Sectores marginados por la pobreza muestran el lado positivo de sus entrañas y a través del arte y la cultura dicen que si se puede educar en valores y transformas vidas.

Este ritmo contagioso que sin duda saca el lado caribeño de quien lo escucha es tocado por Jasón, Richard, Braulin y Elian quienes son los más pequeños de un grupo de jóvenes que junto a otros 22 adolescentes conforman la bandita de música de La Zurza.

Los más pequeños del grupo con edades de ocho y diez años con una mezcla de alegría y timidez dicen que le gusta lo que hacen.

Vea también: Debuta coro de 150 niños y jóvenes auspiciado por Cultura

Los niños cuentan como aprendieron a tocar el redoblante, algunos incluso tocando objetos en casa.

La Bandita de Música de La Zurza también incluye baile en Zancos, actividad que es desarrollada por los adolescentes del grupo quienes manifiestan que involucrase en una actividad artística y cultural les ha inculcado la disciplina y a algunas hasta les cambiado la vida.

La Casa de la Cultura de La Zurza fue fundada en el 2009 por Carlos Pimentel como forma de llevar el arte y la cultura hasta las profundidades de la comunidad.

Pimentel señala que hasta el momento la escuela funciona con recursos de la misma comunidad.
Pese a que en el populoso sector capitalino prima la pobreza estos jóvenes a ritmo de redoblantes demuestran que vale la pena transitar por el camino correcto.

Autor: Catheryne Sánchez.