Salud

Narcisa Guerrero: No des cabida a tristeza cuando enfrentas el cáncer

Narcisa Guerrero: No des cabida a tristeza cuando enfrentas el cáncer
Narcisa Guerrero: No des cabida a tristeza cuando enfrentas el cáncer

Santo Domingo, RD.- En este mes de octubre se conmemora la lucha contra el cáncer de mama, ocasión propicia para un llamado a la prevención de esa terrible enfermedad.

Muchas son las historias de sobrevivientes a esta dura batalla contra un enemigo que cada año acaba con los sueños de miles de personas en el mundo.

A pesar del diagnóstico, la esperanza y la fe son cruciales para quienes tienen que luchar a diario contra el cáncer, que en ocasiones su único consuelo es sonreír en medio del dolor.

Narcisa Guerrero, de 56 años de edad, inició su historia con el cáncer de mamas con un chequeo rutinario, donde su ginecólogo le mandó a realizar unos estudios como de costumbre, que fueron repetidos en varias ocasiones, buscando que arronjaran resultados diferentes.

“Fui a mi ginecólogo y le dije doctor hágame un con tó como yo le decía”….Pero no…el resultado no cambio, el diagnóstico fue positivo.

Inicio de su vida con cáncer

“Exactamente es un cáncer maligno agresivo con ocho tumores y de grado 4”, cuenta la dama durante una conversación con el equipo de CDN.

El doctor ordenó realizarse la intervención en fecha 17 de diciembre de ese mismo año, indicándole que para el día de Nochebuena estaría en su casa.

El médico procedió a  entregarle una cotización con el precio total del costo de la operación.

“Era un monto tan alto que yo le dice ok… voy hablar con mi familia a ver lo que hago, pero mentira me fui a otros lugares a ver si era verdad”, explicó  la guerrera.

Al comprobar que tenía cáncer, Narcisa acudió al hospital oncológico Heriberto Peter, por considerar que es uno de los mejores en el tratamiento, además de ser más económico que una clínica privada.

“Desde esa fecha estoy batallando”, narra con la voz entrecortada.

Secuelas del cáncer

Producto de la enfermedad, a Narcisa se le han agregado otras enfermedades.

“Cuando iba por la quimio 72 me convertí en diabética, soy hipertensa, tengo deficiencia renal, casi no produzco sangre, ahora tengo gastritis”, habla de su situación con mucha fortaleza.

Además, de la larga lucha, ahora entre el pulmón y el corazón de la dama crece un pequeño tumor,  aún no se ha determinado si es maligno.

Pero aun así es agradecida del Altísimo porque puede respirar “Gracias a Dios que aún sigo respirando, siempre ando con Dios”.

Contó que siempre ha llevado su tratamiento al pie de la letra.

La parte más difícil de esta batalla

Soportar la enfermedad muchas veces puede ser menos tedioso que el costo económico que tiene.

“Lo más difícil para mí, cuando tocaba darme tratamiento y no tenía dinero”,  todavía yo paso trabajo porque los medicamentos son muy caros y no siempre tengo dinero”,  lamenta.

Para poder vencer la enfermedad, Narcisa ha sido sometida a 98 quimioterapias, de las cuales contó que 36 fueron cardiotóxicas.

“Hay personas que mueren en la tercera, otros en la cuarta porque dan paros cardiacos, yo las pase todas”, relató.

Impacto en su familia

“En ocasiones tenía que decirle que se calmaran porque ellos parecían que eran los enfermos”, cuenta con un brillo especial en su rosto cuando habla de su familia.

“Yo nunca he llorado por enfermedad, me preocupo y me desespero cuando no tengo dinero para costear los medicamentos”, reiteró.

¿A qué se dedica?

Narcisa vice en La Romana y es negociante,  “me pongo a la orden de todo el mundo para que el que necesite yo ayudarlo, claro, pero que me dé algo”.

Experiencia del tratamiento 

Consciente de que el proceso de quimioterapia trae como consecuencia la caída del pelo, Rodríguez opto por coárteselo y donarlo. Tenía una larga cabellera.

Primera quimio

“En la primera quimio nos vimos todas con el pelo bonito, cuando fuimos a la segunda todas estaban calvas menos yo”, detalló.

Tras ocurrir el mismo efecto en la tercera, narró que pensó que el tratamiento no le estaba generando efectos, porque no tuvo vómitos, mareos ni desmayos.

“Yo salía de darme la quimio y me iba andar”, comentó.

Mensaje a quienes están en el proceso de quimio

Narcisa pide a todas las mujeres que se hagan su autoexamen para la detención temprana de la enfermedad.

“Siempre tengan fe, lo mejor en la vida es estar confiada en Dios y siempre tener una sonrisa porque, mientras estas más feliz con el cáncer va mejor, muchas veces el cáncer no es que te mata es la depresión”, dijo.

Expresó que en ocasiones la gente se desespera por la falta de dinero, pero que no pierdan la fe.

“Confía en Dios y tócate para que no te toque”, finalizó la guerrera del cáncer.