Madre provoca quemaduras a niños menores con plástico ardiendo

Una madre de nacionalidad haitiana quemó a sus dos hijos menores de edad con plástico ardiendo, en un hecho registrado en el Batey Enriquillo, del municipio Sabana Grande de Boyá, provincia Monte Plata.

La denuncia llegó a CDN acompañada de imágenes que evidencian las quemaduras de ambos menores, de quienes omitimos sus nombres por asuntos legales.

Las partes afectadas de los niños de cinco y ocho años son los glúteos, el cuello y otras áreas del cuerpo.

Los infantes fueron atendidos en el Hospital Municipal Doctor Pedro Heredia Rojas, ubicado en el municipio Sabana Grande de Boyá.

La madre, a quien señalan como responsable del hecho, solo fue identificada como Catiana, de 25 años de edad, la cual se encuentra embarazada.

La fiscalizadora Martina Caraballo investiga si otros dos de los hijos de la mujer, habían sido maltratados.

Catiana expresa que castiga a sus hijos por no saber cocinar ni leer. La mujer entiende que a su edad ya ella cocinaba, fregaba y lavaba su ropa en Haití.

Padres griten o propinen pela a hijos podrían durar 4 años en prisión

Se recuerda que, los padres que insulten o den una pela a sus hijos para corregirlos, podrían encarar desde 15 días a cuatro años de prisión, según se establece en los párrafos I y II del artículo 123 del proyecto de reforma del Código Penal.

La iniciativa también contempla multas económicas para los progenitores o tutores.

Como violencia doméstica o intrafamiliar se tipifica el empleo de la fuerza física o violencia verbal, psicológica, económica, patrimonial, intimidación o persecución a menores.

El párrafo I del artículo 123 del proyecto de reforma al Código Penal, sancionará con 15 días a un año de prisión. Lo que configura como violencia psicológica o verbal en el seno familiar.

En el segundo párrafo, del mismo articulado, la sanción penal por el uso de la fuerza física o violencia económica. Así como, patrimonial intimidación o persecución en la disciplina a los menores, será de cuatro a diez años de prisión.

El proyecto también penaliza la discriminación por razones de orientación sexual.

El artículo 185 dispone sanciones que van de 15 días a un año de prisión y multa de uno a dos salarios mínimos del sector público.