Nacionales

Estafa Nigeriana: la «formula de Mantequilla» tiene muchas formas

Estafa Nigeriana: la "formula de Mantequilla" tiene muchas formas
Estafa Nigeriana: la "formula de Mantequilla" tiene muchas formas

El término Estafa Nigeriana está en la agenda informativa dominicana. Esto, luego que el cuerpo de abogados defensores de los estafados por Wilkin García Peguero, alias «Mantequilla» afirmaran que el propietario de la controversial Inversiones 3.14 encabezaba una «estructura mafiosa» que aplicaba dicha modalidad.

En líneas generales, la estafa nigeriana forma de fraude por pago adelantado. Contempla varias modalidades, pero generalmente implica prometerle a la víctima una gran parte de una gran suma de dinero a cambio de un pequeño pago por adelantado, que el estafador requiere para obtener el monto grande.

Conoce aquí de qué va la Estafa Nigeriana y sus múltiples formas.

¿De dónde viene el término Estafa Nigeriana?

La estafa nigeriana (también conocida como «estafa 419») obtuvo su nombre del número de artículo del código penal de Nigeria que hace mención a este delito. Si bien Nigeria es la nación en la que más a menudo se llevan a cabo esta clase de estafas, las mismas también se originan en otras naciones.

Dicha estafa consiste en ilusionar a la potencial víctima con una fortuna inexistente y persuadirla para que pague o transfiera una suma de dinero por adelantado, como condición para acceder a la fortuna prometida. Las sumas solicitadas suelen ser elevadas, pero insignificantes comparadas a la fortuna que las víctimas esperan recibir a cambio.

En países de Europa y en EEUU, esta modalidad resurgió con el confinamiento, siendo Internet y las redes sociales el vehículo primario para ejecutarla. Pero no es la única forma.

Variantes más conocidas de la Estafa Nigeriana

La clásica estafa nigeriana o africana

Una supuesta autoridad gubernamental, bancaria o petrolera africana solicita al destinatario los datos de su cuenta bancaria con el objeto de transferir a ella grandes sumas de dinero que desean sacar del país, a cambio de una sustanciosa comisión.

En caso de que la víctima acepte y tras una serie de contactos por correo electrónico, fax o teléfono, se le solicita que envíe dinero para hacer frente a gastos inesperados o sobornos. Por supuesto ni las cantidades adelantadas serán nunca restituidas, ni se recibirán jamás los beneficios prometidos.

El préstamo

Consiste en que una persona brinda la facilidad para que cualquier persona pueda acceder a un préstamo fácilmente, sin garantías. Aprovechándose de la necesidad de la persona, primeramente se le solicita a la persona sus datos personales, importe del préstamos y duración del préstamo.

Una vez enviados estos primeros datos contestan diciendo que pueden proporcionar el préstamo a un interés entre el 2 % al 3 % anual, indican la cuota mensual a pagar y solicitan la aprobación. La persona debe responder enviando su conformidad.

Acto seguido le envían a la persona un correo solicitándole un importe por los gastos de transferencia del dinero, el cual debe enviar para que de esa forma le puedan hacer la transferencia bancaria por el dinero que ha solicitado como préstamo.

Cartas de Loterías

Utilizan fraudulentamente logotipos reales del Organismo Nacional de Loterías y Apuestas del Estado. En sus mensajes afirman que el receptor resultó agraciado con un premio, a pesar que la presunta victima no ha participado en ningún sorteo. Se le dice que resulto seleccionado al azar por medio de su dirección de correo electrónico, o de entre los que han visitado determinadas páginas Web, o explicaciones similares.

Acto seguido, le envían a la persona un correo electrónico solicitándole un importe por los gastos de transferencia del dinero o cheque, el cual debe enviar para que le puedan hacer la transferencia bancaria o envío de cheque.

Cartas de herencias

Un supuesto abogado o asesor jurídica informa de una millonaria herencia, proveniente de un supuesto familiar desconocido, residente en otro país o, simplemente, de una gigantesca fortuna que alguien desea donar generosamente antes de morir. Como en los otros casos, en algún momento los timadores solicitarán a la víctima que pague algún tipo de gasto.

La del «amor»

Novedosa y puesta en boga con las aplicaciones de citas. Consiste en que una supuesta mujer u hombre envía a un correo electrónico o hace una solicitud de amistad y fotografías personales. A menudo, después de enviar una respuesta, se entabla una hostigosa relación con los estafadores.

¿Es la de Mantequilla una «estafa nigeriana»?

Aunque los abogados de las víctimas de «Mantequilla» introdujeron el término de «estafa nigeriana» en su declaración, el método documentado del negocio de Inversiones 3.14 encaja más con una estafa piramidal. Un esquema o sistema de inversión fraudulentos consistente en que las ganancias de los primeros inversores se obtienen mediante las aportaciones de los siguientes, en lugar de las ganancias o beneficios del negocio propiamente dicho.

El sistema requiere el permanente incremento del número de víctimas. Sobre este método se sustentan centenares de empresas conocidas como de «marketing multinivel» o «marketing en red», un modelo de ventas en virtud del cual los productos y servicios se comercializan al consumidor final a través de una red de vendedores directos independientes. Estos vendedores reciben retribución por las ventas de productos o servicios a consumidores que logren, así como por la acumulación de ventas generadas por su propia red interna de vendedores. Sin embargo, la finalidad de este modelo es siempre la venta de productos y/o servicios, y no la simple expansión de la red de vendedores directos independientes.

La estructura de venta piramidal consiste en un negocio en el que la principal forma de retribución se deriva de las cuotas que otras personas abonan para unirse al negocio, en lugar de la venta de productos o servicios a los consumidores finales. Así, los vendedores de los productos o servicios del negocio cobran normalmente un suplemento por cada nueva persona que entra en la organización. También se suele referir a ellas como “cartas en cadena”, “bolas de nieve o avalanchas”, “ventas en cadena”, “juegos de dinero”, “ventas por referencia” y “loterías de inversión”.

Más contenido por Andrés Tovar