Santo Domingo, RD.-Un informe elaborado por el Nuevo Modelo Penitenciario a la Procuraduría General de la República revela que 16 reclusos, 6 personal administrativos y 6 Agentes de Vigilancia y Tratamiento Penitenciarios (VTP) están positivos a COVID-19 en los distintos recintos carcelarios que administra ese modelo de gestión.

Según los detalles del informe, siete privados de libertad están aislados en el Centro de Corrección y Rehabilitación (CCR) Higüey; y nueve reclusos están en aislamiento en Harás Nacionales.

Mientras que del área administrativa del Nuevo Modelo Penitenciario positivo al coronavirus están, seis personal administrativo y seis agentes VTP.

El sistema penitenciario dominicano es una mezcla de cárceles modelo y otras que son la negación, pura y simple, de aquellas.

En las primeras, de las cuales operan 22 de las 41 existentes en el país, priman condiciones que se ajustan a los requerimientos de trato, alimentación, acomodo, servicios básicos y reglas disciplinarias dirigidas a respe­tar la dignidad humana de los internos.

En las otras 19, que no tienen nada de modélicas, el ambiente es de un chiquero o antro, donde predomi­nan negocios turbios, consumo de drogas, torturas y hacinamientos humanos, sin respetar las clasificaciones de presos según delitos.

Conciliar estas disparidades y llegar a un sistema uniforme, basado en los parámetros de organización, personal especializado, programas de reinserción laboral, clasificación por sexo y mejores métodos de seguridad, es la intención del nuevo plan de reforma.

Hay que distinguir, en el contexto de la seguridad ciudadana, lo que son las amenazas y acciones de los delincuentes, y las respuestas que la justicia y el sistema carcelario deben de dar a los que entran en conflicto con la ley.

Lo usual, en el llamado “viejo modelo”, es amontonar o hacinar en el mismo espacio a condenados con presos preventivos, sin importar la naturaleza del delito cometido.

Esa es la causa por la que hoy, con más de 26 mil privados de libertad, figuran más de 12 mil que no caben en sus celdas. El nivel de hacinamiento o sobrepoblación es escandaloso e inhumano.