Chofer del exrector ofrece su versión del hecho

SANTO DOMINGO, República Dominicana.-  El dirigente político Eduar Montás reveló este martes que había tenido un altercado con Blas Peralta, antes del incidente que desencadenó en la muerte del exrector de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Mateo Aquino Febrillet.

Al testificar en el juicio seguido a los implicados en la muerte del catedrático por impacto de bala, Montás señaló a Blas Peralta como la persona que disparó contra Aquino Febrillet, hecho en el que él también resultó herido.

Vea también: Esposa de Febrillet revela Blas Peralta ofreció soborno para retiro de denuncia

Agregó que tras Febrillet resultar herido, transcurrieron unos 25 minutos hasta llegar a la clínica, donde falleció.

El también candidato a senador por San Cristóbal fue ultimado el 11 de marzo del pasado año tras salir de una actividad política en el restaurante El Lago, de la avenida Anacaona, Distrito Nacional.

Los señores Joel Soriano, chofer de Aquino Febrillet, Rafael Salazar y José del Carmen Oviedo Tejeda han estado entre las demás personas que han testificado hoy sobre el incidente en el citado restaurante. El altercado ocurrido allí desencadenó en el tiroteo del que fue víctima el catedrático, posteriormente en otro escenario y a bordo de un vehículo, junto a Eduar Montás y su secretaria.

Soriano explicó que Montás abordó rápido el vehículo de Febrillet y a pocos minutos vio que lo perseguían varios automóviles. Añadió que su jefe llegó muerto al Centro Médico Real.

De su lado, familiares de la víctima mortal negaron que éste haya tenido una amistad con el principal acusado de su muerte,  tal y como señalara Peralta en una carta de arrepentimiento.

Puede leer: Blas Peralta relata en una carta los pormenores sobre muerte de Febrillet

Unas 41 pruebas, entre documentales y testimoniales serán presentadas durante el juicio contra Blas Peralta y demás imputados por la muerte de Aquino Febrillet.

Entre abogados de la parte querellante aseguran que la más importante es la bala extraída del cuerpo del catedrático.