Noticias

Decenas de envejecientes esperan ser atendidos en un parqueo

Santo Domingo RD.- Decenas de envejecientes que acuden a diario a la Dirección General de Jubilados y Pensionados a cargo del Estado deben enfrentarse al peligro que representa ser atendidos en un área que funciona al mismo tiempo como un parqueo y que lo expone al masivo flujo vehicular de una vía troncal.

Envejecientes en parqueo

Los envejecientes se observan andando por una acera que sólo unos cuantos conos separan del elevado, flujo de la vía que acceden al parqueo; pero no a estacionarse, porque llegan en transporte público y hasta motoconcho.

La sala de espera es un estacionamiento al que también acceden vehículos privados y de carga.

Guardando el espacio de entrada de los vehículos, son colocadas en dos extremos, filas de asientos y varios abanicos; como para ventilar la amenaza que representa para la salud, ya deteriorada por la vejez, el monóxido de carbono que se acumula en los parqueos.

Ahí diariamente decenas esperan largas horas un turno para ser atendidos. Pero las lluvias recientes parecen haber mermado la alta demanda de servicios.

Otro peligro al que se exponen los envejecientes que van hacer alguna diligencia en la Dirección General De Jubilados y Pensionados a cargo del Estado es el acceso.

La oficina fue trasladada a la avenida 27 de Febrero entre Máximo Gómez y Leopoldo Navarro; vía muy concurridas que agentes de tránsito tratan de viabilizar.

Pese a la incomodidad, muchos se muestran conforme con el servicio que reciben.

Hasta marzo del presente año, más de 150 mil pensionados y jubilados están registrados. Es por esa cantidad de beneficiarios y la condición de salud que aqueja a la mayoría; que muchos entienden deben habilitarse espacios más adecuados para su atención.

La advertencia que hace Conape a los envejecientes

«No dejarse engañar» es la advertencia que hace Conape a los envejecientes dominicanos. A través de un comunicado, el Consejo Nacional de la Persona Envejeciente (Conape) advirtió que personas no identificadas e inescrupulosas se están dando a la tarea de prometer pensiones solidaras a adultos mayores.

Por: Karelyn Cuevas

 

Más contenido por Redacción CDN