COVID-19 y horarios del toque de queda causan estragos en la Ciudad Colonial

COMPARTIR

Por Raúl Germán B.
@RaulGermanB

Santo Domingo, RD.- Eran las 6:30 de la tarde del domingo 24 de enero de 2021, ya casi a la puesta del sol, y la Ciudad Colonial, en horario del toque de queda, lucía como un pueblo fantasma.

Las campanas de la iglesia “Virgini de Altagratia Dicatum”, que está en la calle Hostos esquina Las Mercedes, sonaban de manera intermitente, como si estuviera dando un aviso o quizás para el recordar el Santo Rosario, o para el calvario o para incordiar, etcétera.

Pero ese mensaje solo se podía escuchar desde lejos, porque el toque de queda comenzaba este domingo a las 12:00 de mediodía, con tres horas de libre circulación.

VIDEO:

Solo dos empleados, que custodiaban las ruinas del “Hospital San Nicolás de Bari”, que están a su costado, eran testigos presenciales.

El “Hospital San Nicolás de Bari” fue el primero de América. Su construcción inició en 1503 en Santo Domingo de Guzmán, y fue fundado por Nicolás de Ovando, quien en ese entonces fuera gobernador de la isla Hispaniola.

Ya a las 6:00 de la tarde no había un alma en ningunas de las calles de la Ciudad Colonial, que hasta antes de la pandemia fue el centro de las principales actividades culturales y de entretenimiento.

Cada calle, cada esquina, cada bar, cada restaurante, cada parque tienen una historia que contar, sumado a esto todos los monumentos históricos del lugar.

Quién diría que un domingo cualquiera de enero de 2021, la Ciudad Colonial estaría como un pueblo fantasma, sin gente, sin ruidos ni movimiento comercial.

Y es que la pandemia de la COVID-19, también, ha dejado en la quiebra a los negocios de la Ciudad Colonial, a tal punto que muchos han sido desalojados por falta de pago.

Esta es la otra terrible y dolorosa cara de los repetidos estados de emergencias y toque de queda, que son necesarios para evitar la expansión de la COVID-19, pero al mismo tiempo han aplastado a los comercios de la Ciudad Colonial.

Por suerte, las nuevas medidas anunciadas por el Gabinete de Salud, contenidas en el decreto 37-21, traerán un poco de respiro a los negocios y comercios de la Ciudad Colonial, a los que todavía no hayan ido a la quiebra.

La recuperación económica de la Ciudad Colonial debe ser una prioridad de las autoridades, ya que el turismo de Santo Domingo descansa sobre sus hombros.

Sobre la Ciudad Colonial.-

La Ciudad Colonial (también llamada Zona Colonial) es el núcleo urbano más antiguo de la ciudad de Santo Domingo, capital de la República Dominicana.

La Ciudad Colonial fue el primer asentamiento europeo permanente en América, fundada en 1502 por los colonizadores españoles.

Esta área de Santo Domingo cuenta con edificios coloniales y calles con vetustos adoquines de gran atractivo turístico, como son el Alcázar de Colón (que perteneció a Diego Colón, hijo de Cristóbal Colón), el Museo de las Casas Reales, la Catedral Primada de América y la Fortaleza Ozama.

Debido a eso hay hoteles nacionales (como el Hotel Conde de Peñalba) e internacionales (como el Sofitel Nicolás de Ovando en la casa de Nicolás de Ovando). La mayoría de los hoteles están en la Calle El Conde y Calle Las Damas.

El 8 de diciembre de 1990 fue declarada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (Unesco) como “Patrimonio de la Humanidad”, bajo el nombre de “Ciudad Colonial de Santo Domingo”, abarcando un área de 93 hectáreas.

Hoy en día es uno de los lugares turísticos más importantes de Santo Domingo y uno de los más visitados por los turistas nacionales y extranjeros en la República Dominicana.

Se extiende, desde el norte de la avenida George Washington, hasta el este de la calle Palo Hincado hasta que la Palo Hincado hace esquina con la avenida Mella y del sur de la avenida Mella hasta el oeste de la avenida Francisco Alberto Caamaño. Las calles principales son la Las Mercedes, El Conde y Las damas.

La Ciudad Colonial es justo el lugar donde empezó la historia del Nuevo Mundo. Se encuentra ubicada del lado oriental de la desembocadura del río Ozama. Fue fundada por Bartolomé Colón, el 5 de agosto de 1496 y trasladada luego al lado occidental en 1502 por Nicolás de Ovando. Fue, además, la primera ciudad a la que la Corona Española otorgó la Carta Real y sede central de la administración del Nuevo Mundo.

En los inicios del siglo XVI, se levantaron en La Española las primeras viviendas coloniales del Nuevo Mundo o del Continente Americano. Estas primeras casas, surgieron como producto de una necesidad obligatoria de alojamiento para los conquistadores españoles e inmigrantes, por lo que fueron levantadas en la parte este del río Ozama las primeras viviendas, fundadas por el gran almirante y por su hermano, Bartolomé Colón, aunque posteriormente fue trasladada a la parte oeste del río.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorTurismo en República Dominicana resiste embate de pandemia
SiguienteMinistro de Turismo anuncia sanciones contra hotel de Bávaro que incumplió medidas sanitarias