Regionales

Con llantos, música y ron sepultan cadáver de joven muerto en Chiapas

Con llantos, música y ron sepultan cadáver de joven muerto en Chiapas
Con llantos, música y ron sepultan cadáver de joven muerto en Chiapas

Santo Domingo, RD.- En medio de llantos, música y ron, cientos de personas acudieron al sepelio de Luis Alfredo Brito, uno de los 11 dominicanos que perdieron la vida en la tragedia de Chiapas, México, cuando se disponía a llegar a Estados Unidos en una volqueta.

La comunidad de Villa Fundación, en el municipio de Bani, se unió al dolor de los familiares, por la muerte trágica de Luis Alfredo Brito Báez, de apenas 21 años de edad.

No faltó música con diferentes mensajes, ron, cervezas y tabaco, en velatorio y en recorrido de varios kilómetros hacia el camposanto.

También sepultaron en este cementerio el cadáver de Raymin Brito Figuereo. El joven se sumó a las lista de los 11 dominicanos fallecidos en el accidente.

Trajeron al país los cadáveres de Wascar Pérez Vargas, Ramón Benito Almonte Espinal y Luis Emilia Roa Chala. Los cuerpos sin vidas fueron entregados a sus familiares.

Otra víctima de tragedia de Chiapas la despiden con música

El 29 de diciembre de 2021 también en medio de llanto, música y dolor fueron sepultados los restos de Reymi Yoel Soto Guerrero en Baní. Gran consternación ha causado en las familias banilejas que han perdido a sus seres queridos en la tragedia de Chiapas, México.

Así lo expresaron en el velatorio y sepelio de Reymi, el joven que pidió perdón a su madre antes de emprender la peligrosa travesía.

Lea también: Tres muertos y varios heridos tras accidente de tránsito en La Romana

Los restos de Reymi, 26 años, se lleviaron a Baní el martes 28 de diciembre a las 6:00 de la tarde. Se entregaron a la familia en el sector Los Tendales, al norte de esta ciudad. Aquí los velaron en medio de dramáticas escenas de dolor, que han conmovido todo este vecindario.

El cortejo fúnebre salió a las 11:00 de la mañana de este miércoles, donde las bachatas, rancheras y música urbana, se confundían durante todo el trayecto hacía el cementerio de El Fundo, con el llanto desconsolado de sus padres, hermanos, tíos, primos, amigos y vecinos, desde niños hasta las personas más adultas.

Más contenido por Juan Ulises De La Cruz Lluberes