Nacionales

Comentario Económico: Puerto Rico no sale a votar por su futuro

El Congreso de los Estados Unidos debe decidir si acepta o no a Puerto Rico como un nuevo estado

Los puertorriqueños tenían una cita con la historia. Ayer se llevó a cabo un referéndum no vinculante sobre la estatidad, pero la mayoría de la población prefirió quedarse en su casa. Menos del 25% fue a las urnas a definir su futuro.

Los que asistieron a votar lo hicieron a favor de convertirse en el estado 51 de la Unión más poderosa de la tierra, los Estados Unidos. El 97% de los que votaron favorecieron la estatidad, influidos por el mensaje del Gobernador Ricardo Roselló. Algunos piensan que convertirse en un nuevo estado le facilitaría a Puerto Rico la recuperación económica, pues permitiría la reestructuración de la deuda pública que supera los 73 mil millones de dólares, y estimularía la llegada de inversión federal y privada.

El Congreso de los Estados Unidos debe decidir si acepta o no a Puerto Rico como un nuevo estado. Si el Congreso no lo acepta, los puertorriqueños, que son ciudadanos americanos, seguirán abandonando la isla. Esa sería la decisión de los jóvenes y de los profesionales, quienes de manera racional preferirían vivir en los Estados Unidos que en Puerto Rico. Así escaparían de impuestos más elevados, que se exigirían para el pago de la deuda, y evitarían sufrir el deterioro de la calidad de los servicios públicos que provocaría el recorte del gasto gubernamental.

Por: Jaime Aristy Escuder