Santo Domingo, RD.- Las divisiones y diatribas dentro del propio partido de gobierno, habrían sido la razón principal por la que el Código Penal volvió a caerse en el Congreso Nacional.

Así lo afirman legisladores de oposición, quienes responsabilizan al oficialismo de que el país no cuente con un instrumento legal moderno para enfrentar el delito.

Y es que tras dos días de debates y desacuerdos, la Cámara de Diputados rechazó este jueves aprobar el proyecto de ley del Código Penal. La pieza fue sancionada ya en el Senado.

El Código Penal, para su aprobación requería una votación especial de las dos terceras partes de los presentes. Esto así por ser una Ley Orgánica, asunto que no se concretó.

Lea también: Pacheco afirma Código Penal será aprobado en Cámara de Diputados

El rechazo se originó cuando el presidente de la Cámara de Diputados, Alfredo Pacheco, declaró de urgencia el proyecto. Pidió a los legisladores votar por el informe que presentó la comisión bicameral, lo que caldeó los ánimos de los congresistas. En la votación se obtuvieron 88 síes, 47 noes y 14 abstenciones.

Pacheco apeló al artículo 115 y 126 de los Reglamentos Internos de la Cámara de Diputados. El mismo establece que cualquier legislador puede solicitar un reconteo de una votación en la que haya confusión en un proyecto determinado.

El congresista volvió a someter a la decisión del pleno el informe de la comisión. Obtuvo una votación de 86 a favor, 55 en contra y siete no votaron.

Pacheco se cansa y dice que no vuelve a bregar con Código Penal

“Que preparen otro, que yo no vuelvo a bregar más con Código Penal en la República Dominicana (…). Se juntó la izquierda y la ultra derecha y tumbaron el Código”, señaló Alfredo Pacheco, visiblemente molesto.

Pacheco intentó que los diputados aprobaran sin modificación el proyecto de Código Penal tal y como lo remitió el Senado. Por tanto, pidió a los legisladores a votar a su favor a fin de que dieran al país un nuevo instrumento que castigue los crímenes, delitos y la violencia.

Sería en la próxima legislatura, que inicia el 27 de febrero, cuando el proyecto de ley deberá ser sometido una vez más al Congreso.