Las obras de infraestructura que se iniciaron hace varios meses como parte del proyecto turístico en Pedernales ya comienzan a tener impacto en la economía local. Munícipes emprenden nuevos negocios, otros ofrecen sus productos y servicios, mientras algunos han logrado insertarse en los empleos que genera la obra de manera directa.

¿Pero cómo impactará el despegue de Pedernales en toda la región sur?

En el lejano sur hay un encantador y tranquilo poblado, su ubicación fronteriza lo convierte en “puerta de la patria”. Función que cuida celosamente, pero al estilo de su gente: con empatía y amabilidad.

Son aproximadamente seis horas desde la capital para llegar a la provincia Pedernales y la distancia en sí misma es extensa. Es la séptima provincia con mayor territorio del país, unos 2080 km2. De esos,  poco más del 30 por ciento es habitable, la  mayoría de los terrenos en esta provincia corresponden a área protegida.

Trasladarse internamente de un municipio a otro conlleva todo un recorrido

Así para moverse entre sus dos principales pueblos hay que pasar la exótica dilatación del Parque Nacional Jaragua. Desde Oviedo hasta el municipio cabecera que lleva el mismo nombre de la provincia, Pedernales, son unos 51km, es decir, casi una hora por la avenida Libertad. Pero te recibe la más diversa belleza natural y  la hospitalidad de su gente…

Es de mañana y los habitantes de Pedernales se dirigen a sus labores. Los pescadores se adelantan, siguen los que se dedican a actividades comerciales o los que ofrecen servicios de transporte.

La actividad económica en Pedernales históricamente se ha fundamentado en la ganadería, la agricultura y la pesca, a pesar del potencial turístico. Lo que ha hecho difícil el acceso a empleos. 

La falta de oportunidades no ha impedido que otros aspectos parezcan estar asegurados. En Pedernales gozan de buena distribución de servicios básicos como el agua, la energía eléctrica, que es 24 horas, y a la salud, según sus autoridades locales.

Este municipio acoge más de 20 mil habitantes, de unos 75 mil en toda la provincia, según datos del último censo

En Pedernales se convive con una población importante de haitianos y una de las principales actividades comerciales en el mercado binacional que se celebra dos veces por semana.

La puerta fronteriza se abre y  los residentes del poblado haitiano Anse- a – pitre, a escasos metros de Pedernales, cruzan a abastecerse, entre otras cosas de alimentos, para llevar a su país.

Mientras se da ese intercambio, las autoridades dominicanas despliegan sus estrategias de vigilancia en los intentos, a veces infructuosos,  por controlar la inmigración irregular.

Conforme avanza el día las altas temperaturas se tornan más intensas…Un hombre toma una pausa en su jornada para disfrutar un helado, distraerse quizá y calmar el calor antes de continuar…Los habitantes en la zona ya están acostumbrados y, lejos de significar un problema, ese sol que brilla por más tiempo que en otros lugares, hasta por 14 horas, es ideal para el turismo de playa y arena.

El despegue de los trabajos turísticos, atraídos por los inagotables recursos de Pedernales, han generado un dinamismo para la economía local que deja de ser solo pesca, ganadería y agricultura…Algunos ya trabajan en la construcción de las obras que se levantan como parte del Plan de Desarrollo Turístico Cabo Rojo-Pedernales, otros ven aumentar sus ventas, como esta estación de combustibles que no da abasto para suplir a los camiones de carga. Muchos han iniciados nuevos negocios, como restaurantes y pequeños hoteles, cuya ocupación está a toda capacidad, según empresarios locales, por la gran cantidad de empleados de otros lugares que el proyecto turístico ha movilizado.  

Odanis llega a su negocio soñado, es un emprendedor de apenas 28 años a quien los aprestos de desarrollo turístico en la zona le dieron el empuje que necesitaba para emprender.

En Playa Pedernales, próximo al malecón, tiene su propuesta de un restaurante- camping al que denomina “Navío”.

Como Odanis, los residentes en Pedernales se mantienen expectantes ante la mejoría que promete llevar el turismo a esa comunidad para sacarla del estigmatizante renglón de la pobreza.

El dinamismo atraído por las cristalinas aguas de Bahía de la Águilas en Pedernales, también se espera salpique las demás provincias de la región. La costera Barahona con hermosas playas,  ríos y montañas. Independencia, Jimaní, que comparte la cuenca del Lago Enriquillo con Bahoruco. Un recorrido de hermosos balnearios, paisajes y calidez.

El sur profundo en su conjunto podrá también explotar su producción agrícola a toda capacidad, para que su gente, al terminar el día, pueda descansar confiada en un mejor porvenir, como este imponente sol que brinda reconfortantes atardeceres en la bahía.

Por sus exóticas características, Bahía de Las Águilas alza su vuelo como insignia del desarrollo de la región Enriquillo o sur profundo. Región que apuesta porque estos proyectos se materialicen de forma equitativa para dejar atrás el lastre de ser la más empobrecida del país.

Más contenido por Karilyn Cuevas

Más noticias