Reporte Especial

Abusos policiales: llegar a un destacamento es una condena de muerte

uSanto Domingo, RD.- El caso de David de los Santos no es un hecho aislado, ni único en su clase. Solo cambia la persona y la familia al que dolor le toca, siendo el modus operandi el mismo. Entrar a un destacamento es caminar hacia su lápida, siendo los agentes del orden los sepultureros.

La historia del peluquero Richard Rafael Báez, de 27 años, es más misteriosa. Este fue apresado, de acuerdo con la versión oficial, el 21 de marzo del año en curso por presuntamente haber disparado a una patrulla policía. Posteriormente, lo trasladaron al destacamento de sector Cienfuegos, en Santiago.

El programa Reporte Especial con Julissa Céspedes tuvo acceso al resumen del caso. Confirma que, al momento de su traslado, Richard Báez presentaba una excoriación apergaminada tipo arrastre múltiple en ambos miembros superiores e inferiores y en región cervical derecha. Heridas leves que sanarían muy rápido.

Momento en que agentes de la Policía Nacional trasladan a Richard Báez. La camiseta que tenía puesta, de color blanco, se ve con manchas de sangre.

La versión de los familiares discrepa de la dada por las autoridades. Báez murió el 4 de abril del año en curso. Esto es 14 días luego de su detención. Permaneció ingresado al menos 2 semanas en el Hospital José María Cabral y Báez donde le realizaron dos intervenciones quirúrgicas. El reporte médico indica que Báez murió por un trauma contuso craneoencefálico. Otra similitud con el caso de David de los Santos.

En las entrevistas que les realizaron a los agentes que intervinieron en la detención y posterior traslado al destacamento, resulta que hay algo que no cuadra.

El sargento Estarlin Javier del Rosario Fortunato aseguró que Richard Báez fue detenido cuando intentaba a entrar a una casa. Y que cuando realizaron una requisa en los alrededores de la casa encontraron una pistola detrás de una hoja de zinc. Sin embargo, el segundo teniente Vladimir Juel Jerez Suárez, asistente del comandante departamental, declaró que, al momento de él personalmente requisar a Richard Báez, le ocupo la pistola en la cintura.

Richard Báez era peluquero. Además, tenía una tienda y prestaba dinero. Padre de tres hijos, y uno que viene en camino.

A pesar de que Báez falleció hace un mes, su familia todavía no sabe los resultados de la investigación sobre la tragedia.

En una revisión que hiciera Reporte Especial a las publicaciones periodísticas se contabilizaron al menos 15 muertes en lo que va de año. Al menos tres de ellos, tras ser detenidos y trasladados a un centro de detención.

Familiares de Richard Báez protestaron frente a la Fiscalía de Santiago. Pedían justicia por su muerte.

“La muerte de mi hijo no la soporto. Con lo que yo estoy pasando y atravesando, que estoy que ni duermo, ni bebo. Estoy que amanezco en la calle (…) yo confiaba en la policía”, expresó Adelia Custodio, madre del hoy occiso.

Custodio pidió al presidente Luis Abinader una respuesta por la muerte de su hijo. “Quiero ver esos militares que me mataron mi hijo botado y con 30 años”, sentenció.

Caso José Gregorio Custodio

Su traslado al destacamento de Ocoa fue una condena de muerte

Al cementerio de la Policía Nacional se suma la muerte de José Gregorio Custodio. 38 años de edad. San José de Ocoa.

El 17 de abril fue perseguido y apresado por agentes de la Policía Nacional.  Custodió no llegó a presentarse ante un juez. Aparentemente la justicia policial le quito la vida.

Un video de una cámara de seguridad captó el momento de su detención.  Se puede apreciar que dos agentes que integraban una patrulla motorizada lo sacan esposado de un centro de salud donde se había atrincherado. Lo lanzan al pavimento, le colocan sus pies sobre la cabeza y la espalda y lo patean mientras se encuentra boca abajo.

La agresión dura varios minutos mientras otros dos hombres la observan, hasta que llega al lugar del arresto una camioneta de la Policía. Lo suben  para llevarlo hacia el destacamento, bajo acusación de supuesta violencia de género. La esposa de José Gregorio dijo que llamó a la Policía, porque, aunque nunca la había agredido, después de tomarse unos tragos.

A José Gregorio Custodio lo detuvieron en atención a una denuncia por violencia de género interpuesta por parte de su pareja.

A Custodio lo llevaron al destacamento la madrugada del domingo. Y la noche de ese mismo día lo trasladaron al hospital de San José de Ocoa donde exhalo su último respiro.

Para las nueve de la mañana del lunes 18 el cuerpo de José Gregorio Custodio yacía sin vida en el hospital. Sus familiares narraron que debido a la supuesta presión que ejercieron los agentes del orden en los médicos, estos aseguraron que su deceso se produjo a raíz de una alergia a medicamentos. Los allegados afirmaron que la ropa de José Gregorio estaba ensangrentada y que cuando les pidieron a los oficiales que se la entregaran, se negaron.

Su madre y familiares se preguntan que si las autoridades del departamento policial no hicieron nada fuera de la ley ni maltrataron a José Gregorio en el destacamento, por qué no dan la cara e hicieron un cambio de mando.

Los familiares del joven compartieron videos e imágenes del cuerpo sin vida de Custodio. Se le ve múltiples moretones desde la cabeza hasta los pies.

Gobierno reacciona: 14 medidas para detener agresiones de policías

El pasado jueves el Gobierno anunció 14 medidas para garantizar la integridad física y los derechos humanos de las personas arrestadas o trasladas a un destacamento por agentes de la Policía Nacional. Estas son:

Instalación de cámaras en todas las patrullas y un centro operativo en tiempo real, contando con el apoyo de las cámaras fijas del 911.

Instalación de cámaras móviles incorporadas a las patrullas.

Implantación del Sistema Policial de Consulta Criminológica en los teléfonos de las patrullas. Esto para la depuración no intrusiva y respetuosa de los ciudadanos que sean requeridos por la autoridad en cualquier circunstancia.

La creación de un centro nacional de control de tránsito y revisión y mejora de la inspectoría de tráfico.

La instalación de cámaras en todos los destacamentos.

La instalación de un centro de control y monitoreo de los destacamentos en el Ministerio de Interior y Policía.

Colocar bajo la supervisión directa del Ministerio de Interior y Policía el departamento de Asuntos Internos de la Policía Nacional. El objetivo es garantizar la investigación pronta y rigurosa de los casos que se den

Mejora de los sistemas y procesos de la Inspectoría General, dotándola de mayores capacidades de control e instrucción de casos.

Acelerar la realización de pruebas de integridad de todos los agentes, comenzando por los altos cargos de la PN.

Implementación de guías obligatorias de actuación, basada en la responsabilidad descentralizada.

Implantación de medidas urgentes de formación complementaria a todos los agentes en gestión de crisis, derechos humanos y actuación policial y uso de la fuerza.

Ratificar e implementar el Protocolo Facultativo de la Convención contra Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes de las Naciones Unidas. Se dar acceso a los ciudadanos a la justicia internacional.

Coordinar con el Ministerio de Salud un programa especial para evaluar las condiciones de salud de los apresados temporales.

Reorganizar el departamento de comunicaciones de la Policía Nacional. Se implementarán nuevos lineamientos de comunicación que impidan versiones erradas y deformaciones informativas.

Debido a que las versiones de la policía y las familias son contrapuestas, y no hay ni una línea de coincidencia, los únicos que saben la verdad de lo qué pasó son los que están tres metros bajo tierra.

Más contenido por Redacción CDN