Santo Domingo, RD.- El presidente de la República, Luis Abinader, advirtió este domingo a los dominicanos que no vayan a la República de Haití.

Reiteró que en el vecino país no hay seguridad, “hemos advertido a los dominicanos que no vayan a Haití, que no hay seguridad, no vayan”, enfatizó el mandatario.

Dijo que ha estado actuando con la comunidad internacional para que se haga un acompañamiento a las fuerzas haitianas.

Abinader informó que han reforzado la seguridad en las zonas fronterizas para evitar que la violencia que se vive en Haití afecte la República Dominicana.

El presidente habló sobre unos camioneros dominicanos que están retenidos en Haití. Dijo que se están coordinando acciones desde la vía diplomática para lograr su regreso al territorio nacional.

El mandatario informó además que en Haití hay secuestradas personas de 12 países diferentes.

Se cumple una semana del secuestro de los misioneros en Haití

Este sábado se cumplió una semana del secuestro en la capital de Haití de 17 personas, un grupo de misioneros norteamericanos y sus familias, sin que las autoridades hayan ofrecido informaciones oficiales sobre la evolución del caso, que ya provocó la dimisión del jefe de la Policía.

Una semana después, apenas había movimiento en las calles de Puerto Príncipe.

Allí la escasez de combustible se suma al miedo de la población a convertirse en víctima de uno de los secuestros indiscriminados que se suceden desde hace meses.

Secuestros sin que lleguen a trascender detalles de estos sucesos, lo mismo que en este caso.

Ni la Policía Nacional ni el Gobierno han hecho una intervención institucional para explicar o confirmar los datos que publicaron diversos medios locales y extranjeros para informar sobre el rapto de los secuestrados, que son 16 estadounidenses y un canadiense.

Las víctimas

Los misioneros están retenidos por la banda 400 Mawozo.

La banda pide un rescate de 17 millones de dólares por los cinco niños y doce adultos que mantiene cautivos desde el 16 de octubre.

Fueron secuestrados cuando el autobús en el que viajaban tras visitar un orfanato de la comunidad de Ganthier, a las afueras de la capital, fue interceptado por los bandidos.

Todas las víctimas son miembros de la asociación de misioneros Christian Aid Ministries, con sede en Ohio, en el medio oeste de Estados Unidos.

La embajada estadounidense en Haití se está coordinando con las autoridades locales para poner fin al secuestro.