Reporte Especial

Radiografía y denominadores comunes de las campañas electores en RD  

Santo Domingo. – En las últimas tres décadas la República Dominicana ha celebrado 10 procesos electorales nacionales, incluyendo el de este 2024.  

Todos estos procesos cuentan con denominadores comunes que tienen que ver con los actores, necesidades ciudadanas, escenarios políticos, económicos y hasta coincidencia en los estilos de manejo de campañas. 

Desde el 1990, estas contiendas han visto repollar y marchitar un rosario de expectativas ciudadanas. Y a la vez promesas que vistas 30 años después resultan un reciclaje completo.  

Los conflictos electorales y la forma de hacer campaña han sido prácticamente las mismas, salvo pocas excepciones.   

A lo largo de estas tres décadas las necesidades y demandas de los dominicanos han sido y siguen siendo las mismas: inseguridad ciudadana, inflación y altos precios, desempleo, corrupción, agua y electricidad, arreglos de calles y aceras, hospitales insuficientes y medicinas caras, construcción de escuelas, entre otros. 

PUEDE LEER:

Lucha por el poder

Por décadas los mismos gobiernos se han criticado entre sí, el mal uso de los recursos del Estado, donde funcionarios se han enriquecido. 

A lo largo de la historia, el transfuguismo en la República Dominicana se ha experimentado sin ningún tipo de sanción por la Junta Central Electoral. 

Mientras que desde los años 90, se ha visto de todo: desde candidatos repartiendo funditas y promesas vacías hasta caravanas interminables de guaguas abarrotadas de gente contratada para aclamar a los prospectos electorales de turno. 

En tanto que los que cuentan con mayores presupuestos reparten una que otra nevera, colchones, zinc y tablas de madera para disuadir el voto. Los que manejan un capital más reducido entregan una funda que casi siempre incluye una lata de pica pica, harina de maíz, arroz y otros.

Pero lo de hoy, son los reels y videos en tiktok trepándose por ventanas y brincando un charco y/o puente. La humildad coyuntural a flote.  

Todo esto es parte de la idiosincrasia de la política dominicana. Cada candidato compite por el título de “Rey del Marketing Político o del circo electoral”.

Más contenido por Francisco Alejo