Internacionales

Tasa de empleo muestra recuperación en América Latina y el Caribe

Tasa de empleo muestra recuperación en América Latina y el Caribe
Tasa de empleo muestra recuperación en América Latina y el Caribe

Washington.- Una nueva encuesta del Banco Mundial y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) indica que la tasa de empleo muestra una recuperación en algunos países de América Latina y el Caribe, aunque en la mayoría aún se mantiene por debajo de los niveles previos a la pandemia de la COVID-19.

Adicionalmente, se observa una caída en la calidad de los empleos disponibles, así como una disminución en el número de horas semanales de trabajo remunerado.

La serie de Encuestas Telefónicas de Alta Frecuencia permite tener una idea precisa del nivel de bienestar de las familias. También permite obtener su percepción de la crisis.

La segunda fase fue implementada este año en 24 países de la región, cuyo objetivo es monitorear el pulso de la región. Pero también los impactos de la pandemia en áreas importantes como el mercado laboral, los ingresos y la seguridad alimentaria.

Asimismo, acceso de los hogares a servicios básicos, como educación y salud (incluyendo a vacuna contra el COVID-19), internet, finanzas digitales; y equidad de género. Para cada país, la encuesta es representativa de la población mayor de 18 años con acceso a un teléfono.

Lea también: Ministerio de Economía considera que el país mantiene “senda de crecimiento”

“La pandemia COVID-19 evidenció las desigualdades preexistentes en la región, donde los grupos más vulnerables y pobres de la región se han visto afectados desproporcionadamente”. Así se expresó Luis Felipe López-Calva, Director Regional del PNUD para América Latina y el Caribe. “Esta encuesta nos permite tomarle el pulso a la región y proponer soluciones basadas en evidencia.”

“El impacto de la pandemia ha sido sumamente duro para millones de familias en la región”. Así lo dijo Carlos Felipe Jaramillo, vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

Agregó que “estas encuestas que hoy damos a conocer son clave para contar con datos actuales del alcance de la crisis. También para recomendar medidas informadas, que contribuyan a mejorar la calidad de vida en nuestros países.”

Según los resultados, la tasa de empleo de las mujeres se ha visto especialmente afectadas por la crisis. Esto así, porque para ellas no sólo fue más fuerte el impacto inicial, sino que también la recuperación del mercado laboral ha sido más lenta.

En especial, se han visto más afectadas las madres de niños de entre 0 y 5 años. De hecho, un año y medio después del inicio de la crisis, la probabilidad de las mujeres de haber dejado de trabajar a raíz de la pandemia es dos veces más alta que la de los hombres.

Además, esto ha estado acompañado de una mayor carga de tareas domésticas. Incluye la supervisión de la educación remota de los niños, y una mayor incidencia de problemas de salud mental.

Para la región en su conjunto, la tasa de empleo se ubicó en alrededor del 62%. Esto significa casi 11 puntos porcentuales por debajo del nivel previo a la pandemia. Solo en Guatemala, Nicaragua, y El Salvador la tasa de empleo supera ligeramente los niveles anteriores a la crisis.

Asimismo, la tasa de empleo formal cayó 5,3% en la región, el trabajo independiente creció 5,7 por ciento y la proporción de trabajadores ocupados en negocios pequeños. De hasta 4 trabajadores, aumentó 8 por ciento, lo cual muestra un deterioro en la calidad del empleo disponible.

Incluso, entre la población empleada se evidencia una disminución en las horas semanales de trabajo remunerado. De 43 a 37 a nivel regional, lo cual confirma esta evolución negativa.

La encuesta muestra que 28% de las personas que tenían un empleo antes de la pandemia lo perdieron. Más de la mitad (17% de aquellos con un trabajo antes de la pandemia) abandonaron la fuerza laboral.

Estos impactos afectaron sobre todo a las mujeres con hijos pequeños. El 40% de las trabajadoras de más de 18 años con hijos de entre 0 y 5 años perdió el empleo que tenía antes de la pandemia. Esto, en comparación con el 39% de las mujeres en general y el 18% de los hombres.

Los trabajadores (tanto hombres como mujeres) con menor nivel educativo se vieron más afectados por la pandemia. El 35% de aquellos con educación primaria o menos perdió su empleo en este período. Mientras, para los empleados con educación secundaria la proporción llegó a 28%. Aproximadamente 19% de los individuos con nivel terciario o superior perdieron su empleo.

Según los datos recolectados, poco más de la mitad de hogares en la región no han logrado recuperar los ingresos familiares previos a la pandemia. Todo esto como consecuencia de los retrocesos en el mercado laboral generado por la pandemia.

Esta situación se presenta a pesar de los esfuerzos realizados por los gobiernos a través de los programas de transferencias directas. Pero además, otros beneficios implementados para ayudar a las familias. Cabe mencionar que aproximadamente 38,0% recibió transferencias de emergencia.

Según la encuesta, la inseguridad alimentaria aún afecta a 23,9% de los hogares en América Latina y el Caribe. Esto es casi dos veces el nivel reportado por los hogares antes de la pandemia, de aproximadamente 12,8% de los hogares.

Sin embargo, se evidencia una mejoría relativa con respecto a los niveles observados en junio de 2020 en la mayoría de los países.

El sondeo muestra asimismo que más de un año después del inicio de la crisis, en materia de educación el 86% de los niños y jóvenes en edad escolar recibe algún tipo de educación (presencial o remota).

No obstante, se registra una amplia variación entre países: en Guyana y Guatemala el índice alcanza a 64%. Mientras que en Perú y Chile asciende a 95 y 97%, respectivamente.

Además, en los países encuestados la escolarización está por debajo de los niveles previos a la pandemia. Y poco menos de la cuarta parte de los estudiantes a nivel regional asistían a clases presenciales.

El acceso a servicios de salud, en tanto, mejoró sensiblemente. Sin embargo, el porcentaje de personas no vacunadas es alta en algunos países. Y todavía existe un 8% de la población que no se ha vacunado ni está dispuesta a hacerlo.

Este porcentaje se acentúa en el Caribe: 60% en Haití, 49% en Jamaica y 43% en Santa Lucía y Dominica.

Finalmente, según los resultados de la encuesta, el uso de banca móvil y transacciones en línea (comercio en línea) se incrementó sustancialmente en la pandemia.

Adicionalmente, se aumentó el uso de medios digitales de pago y ahora un 26% respondió usar billeteras móviles. Los incrementos fueron más notables entre la población rural, la población mayor de 55 años y aquellos con bajos niveles de educación (primaria o menos).

Más contenido por Juan Ulises De La Cruz Lluberes