Resto del Mundo

Secretario en el Consejo de Seguridad ONU habla de amenaza de Rusia

Secretario en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la amenaza de Rusia
Secretario en el Consejo de Seguridad de la ONU sobre la amenaza de Rusia

El secretario de estado de Blinken convocó hoy una alianza para la implementación de los Acuerdos de Minsk, con el objetivo de compartir, pese a las violaciones persistentes por parte de Rusia.

Estos acuerdos, se negociaron en 2014 y 2015 y que fueron firmados por Rusia, siguen siendo la base para el proceso de paz orientado a resolver el conflicto en Ucrania oriental.

La principal responsabilidad de este consejo, y el motivo mismo para el que se creó, es la preservación de la paz y la seguridad. Mientras nos reunimos hoy, la amenaza más inmediata para la paz y la seguridad es la agresión que Rusia cierne sobre Ucrania.

Lo que está en juego va más allá de Ucrania. Este es un momento de peligro para la vida y la seguridad de millones de personas. Así como para los cimientos de la Carta de las Naciones Unidas y el orden internacional basado en normas que preserva la estabilidad global.

Esta crisis afecta de manera directa a cada miembro de este consejo y a cada país del mundo.

Porque los principios básicos que sostienen la paz y la seguridad, y que quedaron consagrados tras dos guerras mundiales y una Guerra Fría, están ahora amenazados.El principio según el cual ningún país puede modificar las fronteras de otro por la fuerza.

El principio de que un país no puede determinar las elecciones o políticas de otro, ni con quien puede asociarse. El principio de la soberanía nacional.

Este es justamente el tipo de crisis para cuya prevención se crearon las Naciones Unidas, y concretamente el Consejo de Seguridad. Es preciso que abordemos lo que Rusia está haciendo ahora mismo a Ucrania.

En los últimos meses, sin ninguna justificación, Rusia ha desplazado a más de 150 mil soldados a lo largo de las fronteras de Ucrania, en Rusia, Bielorrusia y la región ocupada de Crimea.

Rusia sostiene que está retirando esas fuerzas. No observamos que eso esté ocurriendo en el terreno.

La información indica claramente que estas fuerzas incluidas tropas terrestres, aeronaves y embarcaciones se están preparando para lanzar un ataque contra Ucrania en los próximos días.

Hasta el momento no se sabe exactamente cómo van a desarrollarse los acontecimientos, pero esto es lo que el mundo puede anticipar que ocurra. De hecho, está ocurriendo hoy mismo, mientras Rusia avanza en el camino de la guerra y volvió a emitir la amenaza de acción militar.

En primer lugar, Rusia prevé inventar un pretexto para el ataque. Este podría ser un evento violento por el cual Rusia atribuirá culpabilidad a Ucrania, o alguna acusación aberrante que Rusia planteará contra el Gobierno ucraniano.

Exactamente no se sabe que modalidad tendrá. Podría ser la simulación de un ataque “terrorista” dentro de Rusia.

El descubrimiento falso de una fosa común, un ataque amañado con drones contra civiles o un ataque simulado o incluso auténtico con armas químicas.

Rusia podría calificar a este evento como de limpieza étnica o genocidio, burlando así el sentido de un concepto que nosotros en esta sala no tomamos a la ligera debido a la historia de mi familia.

En los últimos días, los medios de comunicación rusos ya han empezado a propagar algunos de estos falsos señalamientos y alertas. Además con el fin de potenciar la indignación pública y facilitar las condiciones para inventar un pretexto para la guerra.
Hoy ese escalamiento se ha intensificado en los medios de comunicación controlados por el Estado ruso. Hoy mismo se ha escuchado oradores respaldados por Rusia expresar algunos de esos señalamientos infundados.

En segundo lugar, en respuesta a esta provocación amañada, los niveles más altos del Gobierno de Rusia podrían escenificar que convocan a reuniones de emergencia para atender la supuesta crisis.

El gobierno declarará que Rusia debe responder en defensa de los ciudadanos rusos o los rusos étnicos en Ucrania.

A continuación es cuándo Rusia empezará a librarse el ataque

Rusia lanzará misiles y bombas en el territorio de Ucrania. Habrá interrupciones en las comunicaciones. Se llevarán a cabo ciberataques que impedirán el funcionamiento de instituciones ucranianas clave.

Luego de eso, tanques y soldados rusos avanzarán sobre objetivos clave que ya han sido identificados y trazados en planes detallados. Se cree que estos objetivos incluyen a la capital de Rusia, la capital de Ucrania, Kiev, una ciudad donde viven 2,8 millones de personas.

Y los ataques convencionales no son lo único que Rusia prevé imponer a la población de Ucrania. Contamos con información que indica que Rusia actuará contra grupos específicos de ucranianos.

El secretario de Estado advirtió al Gobierno ucraniano sobre todo lo que acontecerá. Y hoy se estará exponiendo esto en mayor detalle, con la esperanza de que al compartir con el resto del mundo se pueda incidir para que Rusia desista del camino de la guerra y opte por una vía distinta.

J. Blinken expresó que ha tenido presente que han dudado de la información, y esto han traído a colación instancias anteriores en las que la información de inteligencia finalmente no quedó demostrada.

“Pero permítanme ser claro: hoy estoy aquí no para empezar una guerra, sino para evitarla. La información que he presentado aquí está validada con lo que ha estado aconteciendo a plena vista durante meses. Y recuerden que si bien Rusia ha restado importancia a nuestras advertencias y alertas calificándolas de exageradas y absurdas. Se han estado acumulando en forma constante a más de 150 mil tropas en las fronteras así como las capacidades necesarias para llevar a cabo una agresión militar masiva”.

Añadió que no solo ellos ven eso, expresado que los aliados y los socios ven lo mismo. Además de que Rusia no los han escuchado solo ellos. Las voces internacionales cada vez se expresan de manera más contundente.

Si Rusia no invade Ucrania, entonces estarán aliviados de que Rusia haya cambiado de rumbo y demuestre que las predicciones eran erradas. Ese resultado sería mucho mejor que la situación en la que estamos actualmente. Y con gusto aceptaremos las críticas que cualquiera tenga intención de plantearnos.

Conforme lo he expresado el Presidente Biden, esta sería una guerra por elección. Y si Rusia realiza esa elección, han sido claros, al igual que los Aliados y socios, de las respuesta será clara y decisiva.

El Presidente Biden reiteró eso en términos enérgicos esta semana.
Rusia todavía está a tiempo de hacer otra elección, si es cierta su afirmación de que está comprometida con la vía diplomática.

La diplomacia es la única forma responsable de resolver esta crisis. Una parte fundamental de esto es mediante la implementación de los acuerdos de Minsk, que son el tema de nuestra sesión de hoy.

Hay varios compromisos que Rusia y Ucrania expresaron conforme a los Acuerdos de Minsk, también con la intervención de socios de la OSCE y el Formato de Normandía.

Si Rusia está dispuesta a sentarse con el Gobierno ucraniano y trabajar en el proceso de implementar estos compromisos, nuestros amigos en Francia y Alemania están dispuestos a convocar a conversaciones de alto nivel en el Formato de Normandía para resolver estas cuestiones. Ucrania está preparada para eso. Y nosotros estamos más que dispuestos a apoyar a las partes.

Los avances en la resolución de la crisis en Donbás a través de los Acuerdos de Minsk pueden fortalecer el diálogo más general sobre cuestiones de seguridad. Están dispuestos a entablar con Rusia, en forma coordinada con los Aliados y socios.

Hace más de tres semanas, le entregaron a Rusia un documento en el que precisa pasos concretos y recíprocos. Se podrá dar en el corto plazo para abordar las inquietudes y promover los intereses de seguridad colectiva de Rusia, Estados Unidos y nuestros socios y aliados europeos.

Previamente hoy, se envió una carta al ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, en la cual se propuso que una reunión la semana próxima en Europa. Seguidamente a nuestras conversaciones en las últimas semanas, para hablar sobre los pasos que podrán dar para superar esta crisis evitando un conflicto.

También hemos propuesto reuniones del Consejo OTAN-Rusia y el Consejo Permanente de la OSCE.

Estas reuniones podrán allanar el camino para una cumbre de líderes clave. En un contexto de desescalada, para llegar a acuerdos con respecto a nuestras respectivas, consideraciones de seguridad. Como diplomáticos líderes de las naciones, tendrán la responsabilidad de hacer todos los esfuerzos para que la diplomacia tenga éxito, y no dejar ninguna opción diplomática sin explorar.

Si Rusia está comprometida con la diplomacia, estamos planteando todas las oportunidades posibles para que ese compromiso se demuestre.

“No tengo dudas de que la respuesta de Rusia a los señalamientos que hoy expreso consistirá en descalificarlos. Alegando que Estados Unidos pretende generar histeria y aseverando que “no planean” invadir Ucrania ”.

“El Gobierno ruso tiene la oportunidad de anunciar hoy sin calificación, equívoco o desvío que Rusia no invadirá Ucrania. Debe decirlo en forma clara. Debe anunciarlo sin más al mundo. Y luego demostrarlo enviando a sus soldados, sus tanques y sus aviones de regreso a sus cuarteles y hangares, y enviando a sus diplomáticos a la mesa de negociaciones”.

Añadió que en los próximos días, el mundo recordará ese compromiso, o la negativa a asumirlo.

Más contenido por Redacción CDN