Papa pide en Navidad fin de la pandemia; diálogos de paz

El papa Francisco rezó el sábado para pedir el final de la pandemia, y utilizó su mensaje del Día de Navidad para pedir sanidad para todos, vacunas para pobres y que prevalezca diálogo para resolver conflictos del mundo.

En medio de un auge récord de los casos de COVID-19 en Italia esta semana, apenas unos miles de personas acudieron bajo la lluvia a la Plaza de San Pedro del Vaticano para escuchar el mensaje anual “Urbi et Orbi” (“A la ciudad y al mundo”) del papa.

Por lo general, la plaza estaría abarrotada con decenas de miles de personas para celebrar el feriado.

La cuarentena declarada en Italia durante fiestas de 2020 obligó a Francisco a ofrecer  discurso televisado desde dentro del Palacio Apostólico para impedir que se formaran multitudes en la plaza.

Aunque Italia contabilizó esta semana por primera vez más de 50.000 casos en un sólo día, el gobierno no ha ordenado otra ronda de confinamiento.

El mensaje del papa en Navidad le da la oportunidad de llamar la atención de un público global sobre conflictos grandes y pequeños.

Este año no fue distinto. Francisco lamentó los conflictos abiertos en Siria, Yemen e Irak, las nuevas tensiones en Ucrania y Etiopía y la “crisis sin precedentes” en Líbano.

Además una advertencia sobre tendencia registrada en la pandemia a reclusión y aislamiento, y en su lugar instó diálogo para intentar resolver conflictos del mundo.

Rezó en particular por más afectados por virus, incluidos mujeres y niños que han sufrido un aumento de los abusos durante las cuarentenas.

“Hijo de Dios, consuelo de las víctimas de la violencia contra las mujeres, que ha aumentado en este tiempo de pandemia.

Ofrece esperanza a los niños pequeños y adolescentes que sufren abusos y acoso”, dijo.

Peticiones del papa

Rezó para pedir “consuelo y calidez” para adultos mayores que están solos, así como para los trabajadores de salud que “generosamente se dedican” a cuidar de los enfermos.

“Concede salud a los enfermos e inspira a todos los hombres y mujeres de buena voluntad para que busquen las mejores formas posibles de superar la actual crisis de salud y sus efectos”, dijo.

“Abre corazones para garantizar que se proporciona la atención médica necesaria, y vacunas en particular a las personas que más las necesitan”.

Francisco ofreció su discurso unas horas después de oficiar la Misa del Gallo para unas 2.000 personas, una fracción de la capacidad de la basílica.

Aunque la ceremonia suele hacerse a medianoche, el servicio comenzó a las 19:30 en una concesión las fuerzas del pontífice, de 85 años.

El horario ya se empleó el año anterior, cuando el servicio debía terminar antes del toque de queda declarado en Italia.

Por segundo día consecutivo, Italia batió un récord de la pandemia con 50.599 casos nuevos en un día. Murieron 141 personas, que elevó cifra oficial de fallecidos en pandemia a 136.386.

Ante la llegada de Ómicron en Italia, el secretario de Estado del Vaticano impuso esta semana una nueva obligación de vacunarse al personal de la Santa Sede.

Asimismo, amplió a trabajadores salvo los que se hubieran recuperado de COVID-19.

Hasta entonces, sólo estaban obligados a vacunarse los empleados que atendían directamente al público, como el personal de los Museos Vaticanos y la Guardia Suiza.

Otros trabajadores podían acceder a sus oficinas si se hacían pruebas diagnósticas regulares. Ahora ya no existía esa alternativa.

Fuente: AP