OEA aprueba resolución para elecciones libres en Nicaragua

Nueva York.- El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos aprobó una resolución el miércoles para insistirle a Nicaragua que libere a candidatos presidenciales y presos políticos.

Asimismo, apresurar reformas electorales y expresar su alarma por el deterioro de la situación de los derechos políticos del país.

La resolución fue aprobada por 26 países. Otros siete, entre ellos México, Guatemala y Argentina, se abstuvieron. Esa nación no votó.

La resolución también expresó “su grave preocupación” ante el hecho de haya “ignorado” los intentos del Consejo Permanente de la OEA de comprometer al gobierno nicaragüense en “la celebración de elecciones libres y justas”.

Nicaragua prevé celebrar elecciones el 7 de noviembre.

Estados Unidos y otros países declararon que las elecciones de noviembre en esa nación  “han perdido toda credibilidad”.

Debido a la exclusión de partidos opositores en el proceso electoral y al encarcelamiento de varios líderes que pretendían disputarle el poder a Daniel Ortega.

En el juego electoral quedan partidos minoritarios y una alianza oficialista encabezada por quién controla el Tribunal Electoral y los poderes del Estado.

La Unión Europea impuso el mes pasado sanciones a la primera dama y vicepresidenta de Rosario Murillo.

Además de otros siete funcionarios acusados de violaciones a los derechos humanos y de atentar contra la democracia.

Estados Unidos también ha dictado sanciones contra funcionarios y allegados a Ortega.

Nicaragua y las elecciones

El funcionario agregó que no hay ni un solo candidato detenido ni ningún “inocente procesado”.

“Los que están siendo objeto de procesos legales son agentes extranjeros identificados plenamente en nóminas de gobiernos extranjeros, que usando las estructuras de instituciones privadas internaron millones de dólares para destruir, matar, quebrar la economía y subvertir el orden constitucional”, dijo Campbell.

A mediados de junio el Consejo Permanente de la OEA votó a favor de una resolución en la que condenó el arresto, “acoso y restricciones arbitrarias” impuestas a precandidatos presidenciales y a los partidos políticos en Nicaragua y en la que pidió la inmediata liberación de todos los presos políticos.

Bradley Freden, representante interino de Estados Unidos ante la OEA, dijo en la reunión del miércoles que si Nicaragua lleva a cabo sus planes de “reafirmar un gobierno de un partido” el 7 de noviembre, deberían tomarse “más acciones” en la próxima Asamblea General de la OEA, que se celebrará de forma virtual entre el 10 y 12 de noviembre.

Freden agregó que si no se denuncia la “fuerte indiferencia” de Nicaragua ante las provisiones de la Carta Democrática Interamericana se corre el riesgo de que otros “dictadores” actúen igual que Ortega.

La embajadora de México ante la OEA, Luz Elena Baños Rivas, habló de forma muy distinta.

Dijo que la resolución del miércoles profundiza el aislamiento internacional de un Estado miembro de la OEA. “Es claro que aislar a naciones dentro de los foros multilaterales es síntoma del fracaso de las organizaciones,” dijo en referencia a la OEA.

Baños también dijo que imponer soluciones externas a problemas nacionales transgrede los principios de la carta fundacional de la OEA.

Nicaragua y diálogo

“México reafirma su voluntad para entablar un diálogo constructivo dentro del respeto a la soberanía, la solución pacífica de las controversias y el respeto pleno a todos los derechos de todas las personas en aras de facilitar soluciones sostenibles,” dijo la embajadora.

El Secretario General de la OEA, Luis Almagro, destacó que está claro que las elecciones del 7 de noviembre no cuentan con las garantías mínimas.

“Es notorio que hay presos políticos. Es notorio que Nicaragua tiene que realizar unas reformas electorales imprescindibles", dijo Almagro.

Agregó, que ese país tiene que tener elecciones creíbles en el futuro más inmediato, más cercano.