La OEA dice que el incidente con el avión de Morales 'deja una herida'

COMPARTIR

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, pidió, tras escuchar a todas las partes (Europa y Bolivia) que el organismo continental condene "con energía" la "ofensa grave" perpetrada en Europa al presidente Evo Morales, ya que "no fue una casualidad" que se impidiera el sobrevuelo de su avión por cuatro países.

"Esto no es calificable como un incidente cualquiera. Lo que ocurrió el día 2 de julio es una ofensa grave a un presidente democrático de esta región", dijo Insulza en la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA). "Esto debe ser condenado con energía", agregó para destacar que"este tema se va a cerrar, y aprobaremos una resolución, pero estas cosas dejan una herida, y la mejor forma de que esa herida se cure, es que sepamos lo que realmente pasó" ese día.

"De pronto, cuatro países cierran su espacio aéreo a un avión. ¿Y esto es casualidad? No, está muy claro que aquí hay un hecho que va más allá de las explicaciones que aquí se han dado, aquí hay un hecho grave que no ha sido aclarado, y eso debe ser condenado o lamentado, no es aceptable", condenó.

La defensa de cuatro países

España, Portugal, Francia e Italia se defendieron en la OEA (Organización de Estados Americanos) de las acusaciones de haber cometido un acto de "piratería aérea" contra el avión del presidente boliviano, Evo Morales, y aseguraron a la par su interés por mantener la "amistad" y cooperación con todo el continente americano.

El observador permantente de España ante la OEA, Jorge Hevia, adoptó un tono conciliador y aseguró que su país "lamenta profundamente" los incidentes en torno al vuelo de Morales la semana pasada en Europa. Pero a la par calificó de"injustificados y desproporcionados" los reproches lanzados por Bolivia y otros países latinoamericanos, que reclaman que la OEA condene explícitamente en una declaración los hechos en torno al avión del mandatario boliviano.

Hevia pidió en este sentido que "no se sobredimensione" esta cuestión porque "eso no beneficia a nadie" e hizo un "llamamiento a la prudencia y la amistad entre los países implicados". "Esperamos que este asunto no se plantee como un enfrentamiento entre países amigos, mucho menos entre continentes unidos por vínculos muy estrechos o entre pueblos que se sienten muy cercanos", insistió el embajador español, quien recalcó que "España no violó ningún tratado ni convención".

"España quiere reiterar a las autoridades bolivianas su voluntad manifiesta de mantener las más estrechas y amistosas relaciones de cooperación y colaboración entre ambos países conforme a lazos de hermandad que han caracterizado siempre y en todo momento las relaciones entre los dos pueblos", insistió.

Sus palabras se unen a las del propio ministro de Asuntos Exteriores español, José Manuel García-Margallo, quien expresó ladisposición del gobierno de Mariano Rajoy a pedir disculpas a Morales si cree que hubo "algún malentendido" con la retención de su avión la semana pasada en Viena.

También los representantes de Francia y Portugal abogaron por un tono conciliatorio ante la OEA. El encargado de negocios de la misión de observación de Francia, Lorenzo Schiavi, insistió en quese trató de un "error técnico" y que la decisión de denergarle el uso de su espacio aéreo al avión de Morales "no tuvo naturaleza política". "Francia jamás ha tenido intención de negarle acceso al avión del presidente Morales", subrayó Schiavi. "El presidente Morales es bienvenido en Francia, Francia confirma su deseo (...) de reforzar sus nexos de amistad con Bolivia", reiteró.

Por su parte, la obsrvadora alternativa de Portugal, Rosa Bartoreu, aseguró que su país "lamenta la incomodidad" que sufrió Morales y que "no creó ninguna situación que pudiera poner en peligro" al presidente boliviano, a la par que aseguró que Lisboa "ha mantenido siempre una relación constructiva y basada en la confianza mutua" que dijo esperar que continúe en el futuro.

El tono discordante lo puso el representante italiano, Sebastiano Fulci, quien negó cualquier implicación de su país en el incidiente yreclamó la retirada del nombre de Italia de la declaración. "Italia no tuvo absolutamente nada que ver con los obstáculos al vuelo del presidente Evo Morales porque nunca retiró la autorización de sobrevuelo de su territorio", afirmó.

"Lamento mucho las injustas críticas y falsas acusaciones de Bolivia, Nicaragua y Ecuador y las rechazo totalmente, porque esas acusaciones contra Italia no son verdaderas", insistió Fulci, quien fue más allá e incluso llegó a considerar que "no es Italia quien debería pedir disculpas a Bolivia, sino exactamente lo contrario".

Bolivia, caso omiso

El ministro de Gobierno boliviano, Carlos Romero, rechazó sin embargo todas las explicaciones, tanto las conciliadoras como las más agresivas de Italia, e insistió en su reclamaciones de "disculpas" de las naciones europeas.

"Las justificaciones que se han señalado acá, en realidad, lejos de justificar nada, porque esto es injustificable, están careciendo de fundamentos, ya no solamente jurídicos, lógicos y razonables, me permito decirlo, en algunos casos por lo menos (carecen) de una actitud de conciencia moral", sostuvo Romero. "Si uno cometió un error tiene que admitirlo y ofrecer disculpas por ello", reclamó. "Eso va a dignificar a los gobiernos, pero no tratar todavía de pretender mostrarnos a nosotros como los que estamos falsificando la verdad", advirtió.

Tomado del Mundo.es

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias mas importantes de la actualidad.

AnteriorTormenta “Chantal” aumenta intensidad de sus vientos
SiguienteJoven de 15 años está desaparecida desde el viernes