Internacionales

Exportaciones hacia Haití fluyen por vía marítima tras reto por bandas criminales

Exportaciones hacia Haití fluyen por vía marítima tras reto de bandas criminales
Exportaciones hacia Haití fluyen por vía marítima tras reto de bandas criminales

Puerto Príncipe, Haití. – Las exportaciones hacia Haití continúan y no se observa que haya un impacto significativo en la reducción del intercambio comercial, afirmó la presidente de la Asociación Dominicana de Exportadores (Adoexpo), Elízabeth Mena, a propósito de la crisis que atraviesa el vecino país.

Se tienen rutas marítimas alternas, dijo Elízabeth mena, presidente de la Adoexpo, debido a que el transporte terrestre presenta  retos por las bandas criminales que azotan al territorio haitiano.

Para Mena la situación actual es muy delicada y si bien el intercambio comercial es importante, “nuestros ciudadanos lo son más”. Entiende que  la comunidad internacional debe venir en auxilio de Haití como propone el Gobierno dominicano.

Lea también:

Al igual que la Adoexpo, la dirigente empresarial, Circe Almánzar, vicepresidente ejecutiva de la Asociación de Industrias (AIRD), afirmó que la situación en Haití no refleja impacto comercial significativo, aunque asegura que sí hay dificultades para enviar mercancías al vecino país.

Sector empresarial explica difícil situación que atraviesa el vecino país

«Tenemos la expectativa de que esto no se agrave», afirmó Circe Almánzar, al explicar que la situación que vive el vecino país es sumamente delicada por lo que hoy más que nunca hay que resguardar nuestras fronteras.

«La situación de Haití no puede ser asumida por el país y por ello respaldamos la posición del Gobierno de solicitar apoyo internacional», recalcó.

El caso haitiano, que motivó un editorial de Listín y una publicación del Washington Post también llamó la atención de la cúpula empresarial del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep).

Asociación Dominicana de Exportadores

El vicepresidente ejecutivo del gremio empresarial, César Dargam, afirmó que el prolongado deterioro en el tiempo de la institucionalidad en Haití es de altísima preocupación no solo para el sector empresarial, sino para toda la sociedad.

Sus consecuencias políticas, económicas y sociales afectan al propio pueblo haitiano, y sin lugar a dudas amenazan la estabilidad que debe primar en nuestras relaciones bilaterales.

“Debe haber una solución haitiana para su propia crisis, pero evidentemente con el acompañamiento responsable de la comunidad internacional”, indicó Dargam.

Más contenido por Redacción CDN