Internacionales

EE.UU. advirtió a Rusia e indicó lugar donde ocurrirían atentado en su territorio

El presidente de Rusia, Vladimir Putin y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden
El presidente de Rusia, Vladimir Putin y el presidente de Estados Unidos, Joe Biden. (Foto: fuente externa)

Estados Unidos. – Estados Unidos aseguró este miércoles que no solo alertó con tiempo a Rusia de que un grupo terrorista tenía planeado atentar en su territorio, sino que además le habría indicado al Crocus City Hall, la sala de conciertos en donde ocurrió la masacre, como uno de los objetivos potenciales del ataque, de acuerdo con funcionarios estadounidenses familiarizados con el tema, citados por el diario The Washington Post y The New York Times.

Dicho grado de detalle contradice las afirmaciones que hizo este martes el jefe del Servicio de Inteligencia Exterior de Rusia, Sergei Naryshkin, quien dijo a la prensa en Moscú que la información que les había dado Estados Unidos era «demasiado general y no nos permitió identificar completamente a quienes cometieron este terrible crimen».

RECOMENDAMOS LEER:

Se recuerda que hombres armados entraron el pasado 22 de marzo a la sala de conciertos Crocus City Hall de Moscú y dispararon contra los presentes, sin enfrentar una gran resistencia de seguridad. Luego prendieron fuego al edificio. Más de 140 personas murieron. ISIS-K, una rama del Estado Islámico, reivindicó el atentado, el más mortal que ha sufrido Rusia en las últimas dos décadas.

El hecho de que más de dos semanas antes Estados Unidos le hubiese señalado ese local a Rusia como posible objetivo de un ataque terrorista genera nuevas interrogantes sobre por qué las autoridades rusas no reforzaron la seguridad en el lugar o tomaron otras medidas.

Embajada de Washington en Moscú emitió una alerta de seguridad a sus ciudadanos

Luego de haber notificado a Rusia de la amenaza, siguiendo la política conocida como ‘el deber de advertir’, el 7 de marzo la Embajada de Washington en Moscú emitió una alerta de seguridad dirigida a los ciudadanos estadounidenses en la capital rusa, diciendo que estaba monitoreando informes que indicaban que grupos extremistas tenían “planes inminentes para atacar grandes concentraciones de personas” en la ciudad, incluyendo conciertos.

Apenas tres días antes de la masacre, Vladimir Putin, el presidente recién reelecto de Rusia que busca proyectar una imagen de fuerza y control sobre su país, desestimó públicamente las advertencias estadounidenses y las calificó como intentos de «intimidar y desestabilizar nuestra sociedad».

LE PUEDE

Expertos dicen Rusia pudo haber bajado la guardia

Reportes de prensa citan a expertos que estiman que tras pasar los días después del aviso sin que ocurriese nada, Rusia pudo haber bajado la guardia y haber considerado falsa la advertencia de EEUU, una potencia rival con la que existen importantes tensiones prácticamente a los niveles de la Guerra Fría, sobre todo desde que Rusia invadió Ucrania.

Sin embargo, a pesar de no haber reforzado la seguridad del Crocus City Hall, hay indicios de que no subestimaron del todo la información de EEUU, ya que, según reveló en una entrevista Islam Khalilov, el joven de 15 años que trabaja en el lugar y se arriesgó para ayudar a cientos de personas a huir, al personal del local le habían dado instrucciones sobre qué hacer y a dónde llevar a las personas en caso de un atentado terrorista. Khalilov agregó que tras la advertencia pública de EEUU, hubo controles de seguridad más estrictos en la sala, incluso con perros entrenados.

Además, el día después de recibir la información de EEUU, el FSB, la inteligencia militar rusa, anunció que habían impedido un ataque del Estado Islámico contra una sinagoga de Moscú.

Aunque EEUU ha dejado claro que el autodenominado Estado Islámico de Jorasán (ISIS-K) fue el único responsable de los hechos, algo que el propio grupo terrorista reivindica, desde que ocurrió el atentado Putin ha intentado involucrar de alguna manera a Ucrania, a pesar de que en el último mes los propios medios y autoridades rusas habían reportado varios incidentes relaconados con ISIS en su territorio.

Tras la detención de varios sospechosos del ataque, Putin y otros dirigentes rusos se apresuraron a asegurar que estos intentaban huir a Ucrania y que fueron contratados por los ucranianos, algo que Kiev y Washington niegan.

El FSB, más ocupado en Ucrania y en acallar la disidencia interna

El FSB, la inteligencia militar rusa, un cuerpo creado en 1994 como uno de los sucesores de la famosa KGB, es reponsable de la contrainteligencia, la lucha antiterrorista y la vigilancia de los militares.

En una reunión con altos funcionarios del FSB apenas tres días antes del atentado, Putin ridiculizó públicamente las advertencias de terrorismo y les dijo: «Ustedes las conocen muy bien, así que no entraré en detalles en este momento». El mandatario aprovechó la ocasión para recordarle a la agencia de inteligencia que su trabajo más importante es Ucrania, cuyas fuerzas calificó una vez más como terroristas y dijo que eran una amenaza directa para Rusia.

“La razón por la que el FSB no vio venir esto (el atentado) no es porque sea incapaz”, declaró a Foreign Policy Kevin Riehle, quien pasó tres décadas trabajando en la inteligencia estadounidense y es autor de un libro sobre la historia de ese cuerpo de inteligencia. La razón, agregó, «es que están buscando en otra parte».

LE PUEDE INTERESAR:

Expertos en Rusia y sus estructuras de poder aseguran que durante la última década el Kremlin ha estado más ocupado reprimiendo a la disidencia interna y los diferentes movimientos de la sociedad civil que enfocados en la seguridad nacional: desde el movimiento LGBTQ, hasta grupos de redes sociales o incluso testigos de Jehová, el FSB ha asumido la tarea de controlarlos.

Para Andrei Soldatov, periodista ruso experto en los servicios de seguridad citado en el mismo artículo de Foreign Policy, el FSB ha asumido una enorme carga de trabajo que ha diezmado sus recursos. Soldatov también menciona la larga trayectoria del FSB no solo dando seguimiento a las amenazas convencionales, sino también en lo que perciban como desafío al liderazgo del país.

Más contenido por Redacción CDN

Más noticias