Cuarta ola de COVID-19 en EE.UU. abruma hospitales a pesar de vacunas

 

Estados Unidos.- La cuarta ola de COVID-19 en Estados Unidos está causando un aumento de contagios y hospitalizaciones, pese a que se agiliza la campaña de vacunación.

El problema está en estados con pocos vacunados, donde las camas de cuidados intensivos empiezan a escasear.

El verano que comenzó con una caída de casos y una esperanza de que lo peor de COVID-19 había pasado, está terminando con un número precipitado de muertes.

Los hospitales están repletos y el vivo temor de que el coronavirus seguirá presente en la vida estadounidense.

Algunos hospitales en Estados Unidos están cerca de alcanzar su capacidad máxima y pronto los médicos tendrían que decidir quién recibe una cama de terapia intensiva.

Fauci insiste en que la vacunación es el método principal para reducir las hospitalizaciones, mientras los promedios diarios en Estados Unidos vuelven a asustar.

160 mil casos, cien mil hospitalizados y más de mil quinientos fallecidos. La mayoría de estas personas no están vacunadas.

El número de vacunaciones en Estados Unidos volvió a crecer otra vez en septiembre y los contagios en los estados del sur más afectados empezaron a decrecer.

Sin embargo, expertos temen que el invierno podría ser otro momento crucial debido a la variante delta y el 47 % de la población que aún no se vacuna.