Noticias

Liberan en Chile a asesino de comunista en dictadura

La Corte Suprema en un fallo dividido acogió el jueves la solicitud de libertad de un expolicía condenado a presidio perpetuo por degollar a un profesor comunista durante la dictadura, lo que fue rechazado de inmediato por el hijo de la víctima y organismos de derechos humanos.

El dictamen judicial se produce a sólo una semana que el expolicía Claudio Salazar y otros ocho condenados pidieran perdón en una ceremonia en una cárcel habilitada para criminales de lesa humanidad.

El fallo de la Corte, con tres votos a favor y dos en contra, señala que considerando los 24 años ocho meses que lleva preso, «no se divisan fines posibles de resocialización que pudieran efectivamente lograrse con una prolongación de la reclusión…».

Salazar debe ser informado de la resolución antes de salir en libertad.

El exagente y el equipo policial represor al que pertenecía secuestró en marzo de 1985 al sociólogo José Manuel Parada, al profesor Manuel Guerrero y al publicista Santiago Nattino, los tres militantes comunistas. Llevaron al trío a un cuartel policial, los torturaron por varias horas y los degollaron, según la investigación judicial.

Manuel Guerrero Antequera, hijo del profesor, publicó en su cuenta de Facebook que al liberar a Salazar, «el Estado de Chile incumple tratados y dictámenes internacionales de Derechos Humanos«.

Escribió que su padre fue obligado por el expolicía a tenderse de espaldas, y con un «corvo» (puñal de guerra) «se lo enterró sin piedad alguna en el vientre…».

Organismos de derechos humanos como la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos y de Detenidos Desaparecidos rechazan la liberación de los criminales de lesa humanidad.

En el penal de Punta Peuco hay 116 presos por crímenes de lesa humanidad y hace unos meses algunos sacerdotes y medios de prensa y un abogado han impulsado una virtual campaña para que sean liberados los más viejos, los enfermos mentales o en estado terminal.

La dictadura militar, 1973-990, dejó 40.018 víctimas, incluidos 3.065 opositpres asesinados, de los cuales siguen desaparecidos más de un millar de personas, según una comisión oficial de 1991.

Más contenido por Redacción