Noticias

El hijo de Bachelet declara imputado por tráfico de influencias

Santiago de Chile.- Los fiscales Luis Toledo y Sergio Moya llamaron a declarar a Dávalos, cuya esposa ya declaró el pasado miércoles durante nueve horas en la misma Fiscalía, en relación al conocido como Caso Caval, por tráfico de influencias, utilización de información privilegiada e incompatibilidades. El ministro portavoz de Gobierno, Álvaro Elizalde, se limitó hoy a señalar que «el Ministerio Público está realizando su trabajo para el total esclarecimiento de estos hechos».

Préstamo millonario un día después de las elecciones

Los hechos que están en la mira del ministerio público salieron a la luz en febrero pasado, cuando el semanario Qué Pasa reveló que el Banco de Chile, entidad controlada por el grupo Luksic, entregó en 2013 un crédito de 6.500 millones de pesos (unos 10,4 millones de dólares) a la empresa Caval, participada en más del 50% por la esposa de Dávalos, para comprar unos terrenos en la región de O’Higgins. Después Caval vendió los terrenos por 9.500 millones de pesos (unos 15,4 millones de dólares) a la empresa Silca, que ahora la acusa de estafa.

El préstamo que está en el centro del escándalo se concedió un día después de que la mandataria socialista ganara la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, el 15 de diciembre de 2013, cuando Dávalos trabajaba como gerente de proyectos de Caval. En una entrevista emitida el domingo por el canal estatal TVN, Michelle Bachelet reiteró que nunca supo nada del negocio de su nuera, por lo que rechazó las críticas sobre su «integridad moral». «Soy una persona honesta. Soy la misma persona de siempre. Nunca he aprovechado el cargo con ningún otro sentido», agregó.

Más contenido por Lety Bonnin