Estilos de vida

¿Por qué las mujeres ganan tan pocos premios Nobel?

¿Por qué las mujeres ganan tan pocos premios Nobel?
¿Por qué las mujeres ganan tan pocos premios Nobel?

El último Premio Nobel de 2022, en Literatura, se le otorgó este jueves 6 de octubre de 2022 a la escritora francesa Annie Ernaux «por el coraje y la agudeza clínica con la que descubre las raíces, los extrañamientos y las restricciones colectivas de la memoria personal».

Junto a Ernaux, la química estadounidense Carolyn R. Bertozzi son las dos únicas mujeres que ganaron premios Nobel en este 2022. El resto de los premios fueron para hombres. (Incluso, Bertozzi ganó su premio Nobel de Química en conjunto con dos hombres: Karl Barry Sharpless y Morten Meldal).

La escena arriba expuesta es tan solo una parte de la estadística general. En 121 años de historia, contando este 2022, el Premio Nobel ha sido otorgado a 944 personas. De ellas, casi el 94% son hombres (882) y tan sólo el 6% (62) fueron mujeres. Y las cifras son todavía más tristes si se contemplan las principales categorías científicas: apenas 22 mujeres han ganado el galardón más prestigioso del mundo en Física, Química y Medicina.

Cuando la mitad de la humanidad está compuesta por mujeres, una pregunta natural es: ¿Por qué tan pocas mujeres ganan el Premio Nobel? En 2017, los miembros del comité del Premio Nobel que hacen la selección respondieron esa pregunta.

Mujeres y premios Nobel: una relación dispareja

De todos los galardones concedidos a mujeres, en proporción, el que más se ha otorgado es el Nobel de la Paz, en el que suponen un 13,1% de todos los premiados. Este porcentaje es, sin embargo, inferior al de las organizaciones que han recibido este mismo premio (20,4%). Por el contrario, la categoría en la que menos se ha concedido la medalla a mujeres es en Física, donde representan un 1,8% de los premiados.

También es dispar el tiempo que pasó entre la primera concesión de cada premio y el tiempo que tardó en recibirlo una mujer. En ninguna categoría fue una mujer la primera ganadora. El galardón que antes se entregó a una mujer fue el Premio Nobel de Física, otorgado a Marie Curie dos años después de que se comenzase a entregar.

Por el contrario, el que más ha tardado en ser otorgado a una mujer fue el Premio Nobel de Medicina, que tardó 46 años en ser entregado a una mujer desde que se creó. La primera mujer en recibirlo fue Gerty Theresa Cori, que lo recibió en 1947. Sin embargo, si tenemos en cuenta el año en el que se entregó el galardón, el más tardío en recibirlo una mujer fue el Premio Nobel de Economía, que no se había concedido a ninguna mujer antes de que lo recibiera Elinor Ostrom, en 2009.

A lo largo de los años, la proporción de laureados por género se ha mantenido estable, siempre siendo mayor el número de hombres que de mujeres. De los 121 años de los que hay datos, en ninguno ha habido más mujeres premiadas que hombres. El año que más cerca estuvieron fue en 2009, cuando se quedaron en el 38,5%. Es el año que más mujeres recibieron el Premio Nobel, cinco, mientras que ese mismo año lo recibieron ocho hombres.

En cambio, en 2001, que fue el año en el que más premios se concedieron, 14 hombres recibieron el Premio Nobel y ninguna mujer fue galardonada.

¿Por qué hay tan pocas mujeres ganadoras de Premios Nobel?

Göran Hansson, vicepresidente de la junta directiva de la Fundación Nobel, dijo en 2017:

Estamos muy orgullosos de los laureados que recibieron el premio este año. Pero estamos decepcionados mirando la perspectiva más amplia de que más mujeres no ganan. Parte de esto es que retrocedemos en el tiempo para identificar descubrimientos. Tenemos que esperar a verificar y validar antes de poder otorgar el premio. Entonces había un sesgo aún mayor contra las mujeres. Había muchas menos mujeres científicas si retrocedes 20 o 30 años.

Sospecho que hay muchas más mujeres que merecen ser consideradas para el premio. Por lo tanto, hemos comenzado a identificar a mujeres científicas destacadas y las hemos invitado a ser nominadas. A partir del próximo año, lo indicaremos en nuestra invitación para nominar mujeres científicas y considerar la diversidad étnica y geográfica. Finalmente, vamos a tener una conferencia este invierno con los diferentes comités de premios para discutir este tema. Así que estamos preocupados y estamos tomando medidas. Espero que en cinco o diez años veamos una situación muy diferente.

Por su parte, Per Stromberg, el presidente del comité que otorgó el premio en economía, dijo también en esa oportunidad.

Puedo subrayar lo que acabas de decir. Creo que hay dos puntos importantes.La primera es que, de hecho, estamos premiando la investigación, cuyos descubrimientos se realizaron en los años 70, 80 y principios de los 90, durante una época en la que teníamos mucho más sesgo de género en la economía, así como en muchas otras ciencias. Básicamente significa que, con el paso del tiempo, la fracción de mujeres ganadoras del premio Nobel aumentará. Puede ver algunos de los premios otorgados a los economistas más jóvenes, la distribución por género es más uniforme.

La segunda es que estamos muy preocupados. Lo que tienes que darte cuenta es que el comité no decide libremente los premios. Agregamos la opinión de los nominadores de todo el mundo. Dependemos de sus nominaciones. Entonces, si hay algo que podamos hacer, es un llamado a los organismos de nominación para que tomen este tema muy en serio.

Así, a juzgar por los resultados del premio Nobel de este 2022, el tema de la equidad de género en el seno de la Academia Sueca muy en serio no se lo han tomado.

Más contenido por Andrés Tovar