Streaming

La película que horroriza al mundo fue un hecho real y está en Netflix

Cleveland Abduction
Cleveland Abduction

Entre los títulos de Netflix podemos encontrar películas y series que nos harán reír, llorar y saltar del miedo. Sin embargo, el único sentimiento que inundó a los miembros de la plataforma que se atrevieron a ver su más reciente estreno no es nada más que puro horror.

Cleveland Abduction, o Secuestro en Cleveland, es una película de género policial basada en hechos reales. Lleva a la pantalla las terribles vivencias que Michelle Knight, Amanda Berry y Georgina «Gina» DeJesus sufrieron a las manos del criminal Ariel Castro. Este hombre las secuestró y las mantuvo cautivas por diez años a principios de la década de 2000.

De qué trata “Cleveland Abduction”

La película es una adaptación del libro de la sobreviviente Michelle Knight “Finding Me: A Decade of Darkness, a Life Reclaimed”. Estrenada en 2015, se agregó recientemente a la plataforma de streaming donde dejó enganchados a varios espectadores. Sin embargo, algunos quedaron petrificados por las horribles escenas.

A lo largo de su hora y media de duración, el film sigue la traumática experiencia vivida por las jóvenes desde la mirada de Michelle Knight, interpretada por Taryn Manning, quien fue secuestrada en 2002. Al igual que las otras mujeres, su pesadilla comenzó cuando Castro se le acercó en la calle, ofreciéndole un aventón y llevándola a su casa en 2207 Seymour Avenue para atraparla adentro.

En 2003, llegó Amanda. En 2004, Gina, la más joven con apenas 14 años. «Secuestrada y encarcelada, Michelle Knight encuentra la voluntad de sobrevivir en medio de las circunstancias más horribles y desgarradoras en este drama de crímenes reales», reza la sinopsis de Netflix.

Cleveland Abduction

Después de ver la desgarradora historia, los espectadores recurrieron a las redes sociales para compartir su angustia por Michelle y su historia. Cuando cada chica desapareció, se realizaron vigilias para Amanda y Gina con sus familias presentando informes policiales, pero en lo que respecta a Michelle, se hizo muy poco para investigar su desaparición.

Luego de 11 años de vivir varias instancias de violación en una habitación cerrada con llave con un baño de plástico que nunca era vaciado, Amanda logró ser vista por un vecino mientras escapaba de la casa de Castro. Las autoridades fueron alertadas, y Ariel Castro fue condenado por la Justicia estadounidense a cadena perpetua, acusado de secuestro y 937 violaciones.

Mira también: 

Más contenido por Andrés Tovar