Uno de los objetivos de ambos candidatos es convencer al 29% de votantes

Ecuador.- El vigorizado voto indígena de Ecuador, que estuvo a punto de acceder a la segunda ronda de los comicios presidenciales, se ha dividido para el balotaje del próximo 11 de abril entre quienes rechazan al candidato conservador Guillermo Lasso y los que se declaran no votantes al correísta Andrés Arauz.

Andrés Arauz y Guillermo Lasso han jugado sus últimas bazas antes de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales que se celebrará el próximo domingo.

Arauz cerró este miércoles su campaña en Guayaquil, la ciudad más poblada del país, donde evocó la Revolución Ciudadana del ex presidente Rafael Correa, de quien es delfín político.

Arauz, de 36 años, aspira a ser el jefe de Estado más joven de América Latina. En la primera vuelta, se impuso con claridad a sus rivales, pero no con votos suficientes para evitar una nueva ronda electoral. Los pronósticos de cara a esta segunda vuelta son mucho más ajustados.

El otro candidato es el ex banquero conservador Guillermo Lasso, que cerró este miércoles su campaña en la sierra andina del país con un llamamiento a la unidad nacional y al cambio, tras una década de gobiernos asociados a Rafael Correa.

Lasso también habló de la severa crisis económica que golpea a Ecuador, agravada por la pandemia de coronavirus.

Uno de los objetivos de ambos candidatos es convencer al 29% de votantes que la semana pasada aún estaban indecisos y cuyo voto podría ser determinante. Unos trece millones de ecuatorianos están llamados a las urnas para elegir al nuevo presidente, que sucederá al actual mandatario Lenín Moreno.