Un estadounidense que pasó un año en un pueblo fantasma, que compró por 1,4 millones de dólares, afirma que no quiere abandonarlo y planea "morir" ahí

"No tengo un plan de salida. Morir aquí es mi plan de salida", declaró Brent Underwood, quien visitó Cerro Gordo en marzo del 2020 y se quedó allí desde entonces

El estadounidense Brent Underwood, quien en marzo del 2020 decidió quedarse brevemente en un pueblo fantasma de California y desde entonces ha permanecido en él, declaró que ahora no quiere abandonar Cerro Gordo.

La localidad, ubicada en las montañas Inyo, a 3 horas de Los Ángeles y 3,5 horas de Las Vegas, es un antiguo pueblo minero del siglo XIX que Underwood compró junto con un amigo en el 2018 por 1,4 millones de dólares con el objetivo de convertirlo en un destino turístico.

"No tengo un plan de salida. Morir aquí es mi plan de salida", declaró durante una entrevista con SFGate, publicada esta semana.

"Ahora estoy aquí, en esta antigua ciudad minera. Aquí hubo un asesinato por semana y rumores de que [el ladrón] Butch Cassidy se escondió en el hotel y fortunas fueron ganadas y la gente moría", afirmó.

Underwood dijo que "hubo un cambio" en él durante la estancia en el pueblo. "No hay agua corriente aquí, todo es diferente y eres muy consciente de esto durante la primera semana, pero entonces, en vez de jorobado, empecé a ponerme un poco más cómodo", señaló.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Cerro Gordo (@cerro.gordo.ca)

El pueblo de Cerro Gordo se fundó en 1865 alrededor de la mina de plata más próspera de la historia de California. Según cuenta Underwood en su canal en YouTube, sus 5.000 mineros lograron extraer del lugar más de 17 millones de dólares en minerales, cifra que hoy en día equivaldría a alrededor de 500 millones de dólares. Cuando la plata y el agua se agotaron, los habitantes se marcharon y el pueblo estuvo abandonado durante más de 100 años.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorResidentes alarmados por contaminación sónica en Santo Domingo Oeste
SiguienteKitah conducía el MacLaren de Chímbala a 180 kilómetros por horas, al momento del accidente en el que perdió la vida