Afirma que el nivel de "zozobra" es insostenible desde que perdió el PLD

Santo Domingo RD.- El Ministerio Público solicitó un año prisión preventiva contra Alexis Medina, principal acusado en el entramado de corrupción contra el Estado.

Asimismo, el Ministerio Público pidió al Tribunal declarar el caso complejo.

Alexis Medina, rechazó las acusaciones que se le imputan en su contra en la Operación Antipulpo y es un empresario de mucho tiempo, que innovó en el trabajo de los courriers.

Afirma que el nivel de "zozobra" es insostenible desde que perdió el Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

“Aquí nadie es testaferro mio, lo que yo tengo lo he obtenido trabajando”, aseguró Alexis.

Dice que la empresa General Supply Corporation, es del expelotero de Grandes Ligas, Sammy Sosa.

En la “Operación Antipulpo”, los imputados son: Juan Alexis y Carmen Magaly Medina, hermanos del exmandatario Danilo Medina, siendo esta vicepresidenta del Fondo Patrimonial de las Empresas Reformadas (Fonper) en el pasado Gobierno; Fernando Rosa, expresidente de Fonper; Freddy Hidalgo, exministro de Salud Pública; Rafael Germosén, excontralor general de la República; Francisco Pagán, exdirector general de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado (Oisoe); y Aquiles Christopher, de la Unidad de Análisis de la Oisoe.

También, Julián Esteban Suriel Suazo, José Dolores Santana Carmona y Domingo Antonio Santiago Muñoz, alegados testaferros de Alexis Medina; además a Wácal Vernavel Méndez Pineda, apresado el pasado viernes, quien era chofer de Alexis.

El Ministerio Público sostiene que la red operaba en un entramado de corrupción que les permitió sustraer del erario unos 4,769,775,128.96 pesos, con un ciclo que se iniciaba con el tráfico de influencia, que se apoyaba en el entramado societario que dirigía Juan Alexis Medina Sánchez y se reforzaba con la inversión en la campaña política de candidatos oficiales.

Según el expediente acusatorio, Juan Alexis dirigió una red criminal a nivel operativo, aprovechando su condición de hermano del entonces presidente de la República, Danilo Medina.

Wilson Camacho, titular de la Procuraduría Especializada de la Corrupción Administrativa (Pepca), precisó que esas actividades fraudulentas permitieron a los imputados tener “vidas de lujo” en detrimento de las grandes mayorías y que Alexis Medina Sánchez aprovechó su influencia “como un pulpo” para – de ahí el término operación Anti-Pulpo- poner sus tentáculos en diversas instituciones del Estado y sustraer miles de millones de pesos en pagos.