Sangre por sangre: la historia del “Macho Prieto”, el sicario que ejecutó a un hijo del “Chapo”

Reporte de la Fiscalía Federal en México señala que esa noche se hicieron en el lugar al menos 500 disparos de AK-47

Antes del llamado “culiacanazo”, el 17 de octubre de 2019, Culiacán, la capital de Sinaloa, había vivido ya una jornada violenta en la que por temor a ser víctimas inocentes de una guerra, los habitantes decidieron quedarse en sus casas.

El 8 de mayo de 2008 en el estacionamiento de un centro comercial un comando ejecutó a tres jóvenes: Arturo Meza Cázares, hijo de Blanca Margarita Cázares Salazar, alias la Emperatriz, quien había sido señalada por el gobierno de los Estados Unidos como la cabeza de una red de lavado de dinero producto de las ganancias de la organización; César Ariel Loera Guzmán, y Édgar Guzmán López, de 22 años, hijo de Joaquín el Chapo Guzmán Loera.

Los veinteañeros acompañaron a la novia de uno de ellos a una tienda donde compraría algunos víveres, y la esperaron en el estacionamiento donde fueron sorprendidos por sicarios que terminaron con sus vidas.

Un reporte de la Fiscalía Federal en México señala que esa noche se hicieron en el lugar al menos 500 disparos de AK-47, así como uno con bazuca que impactó en un letrero en una pared, lo que provocó pánico entre quienes en ese momento realizaban compras.

Según testimonios publicados por diarios de la época, los jóvenes estaban conversando en el estacionamiento cuando los sorprendió la llegada en cinco camionetas con al menos 20 hombres con chalecos antibalas y armas largas.

El pánico se desató cuando se escuchó un fuerte estallido y el fuego apareció en un letrero en la pared superior del centro comercial, con un bazucazo, los gatilleros habían anunciado su llegada.

Sobre lo que sucedió existen dos afirmaciones: una que fue una venganza del cártel de los Beltrán Leyva y la otra es que fueron asesinados por error por los mismos sicarios del Cártel de Sinaloa, quienes por la oscuridad del lugar los confundieron con gente del Cártel de los Beltrán Leyva que entonces había dejado de ser aliado de la organización criminal.

El asesinato del hijo del Chapo se había dado en el contexto de la captura de Alfredo Beltrán Leyva, el Mochomo, en enero de 2008, lo que marcó la ruptura entre los dos cárteles en medio de versiones de que Guzmán Loera lo había entregado.

Sobre la segunda versión, se señaló que el ataque fue perpetrado por una célula de sicarios que estaba al mando de Gonzalo Inzunza Inzunza, el Macho Prieto, jefe de pistoleros del Mayo Zambada.

La versión es que el Chapo le pidió al Mayo ejecutar a un joven apodado el Guacho, pero los sicarios cometieron un error y ejecutaron a Guzmán López.

Fuente: Infobae

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorAccidentes de tránsito en Samaná dejan tres muertos y cuatros heridos en hechos separados
SiguienteVidas tocadas por la pandemia del Covid-19 en RD