Muere joven al caer por un acantilado tras posar para una foto

COMPARTIR

Las crónicas de los hechos detallan que la joven había decidido que le hicieran una imagen posando al borde del abismo con las cascadas del sitio en el fondo

El aislamiento social por la pandemia de Covid-19 ha ocasionado que las personas se sientan abrumadas por el estrés de mantenerse en casa. Por eso, cuando una persona tiene la posibilidad de salir, se busca aprovechar el tiempo perdido. Así lo intentó Olesya Suspitsyna, quien cayó desde un acantilado en Turquía después de que el gobierno de ese país anunciara una baja en el ritmo de contagios el fin de semana pasado.

De acuerdo con las autoridades, Suspitsyna, de 31 años y originaria de Kazajistán, falleció enfrente de una amiga, la cual le estaba tomando una fotografía cerca de un acantilado en la ciudad turística de Antalya, específicamente en el Parque Duden, al suroeste del país.

Las crónicas de los hechos detallan que la joven había decidido que le hicieran una imagen posando al borde del abismo con las cascadas del sitio en el fondo. Sin embargo, para poder hacerlo, tuvo que pasar una valla de seguridad. Una vez que consiguió ese objetivo, su pie resbaló con la hierba, perdió el equilibrio y cayó desde una altura cercana a los 35 metros.

Ante este aterrador momento, la amiga, cuya identidad se desconoce, llamó a los servicios de emergencia, los cuales tuvieron que recurrir a los rescatistas locales para que sacaran el cuerpo de la mujer del agua. Según declaraciones de la policía turca a la familia, la conclusión del caso fue que se trató de un accidente. Cabe mencionar que el gobierno no había levantado la cuarentena.

Según los reportes del Daily Mail, Olesya trabajó como guía turística en la ciudad turca los últimos cincos años y, de hecho, su relación con la belleza natural del país era tan profunda que incluso la llegó a describir como su “paraíso”.

Para sus parientes más cercanos, “Olesya era una persona inteligente y alegre. Ella estableció metas y las hizo realidad”, dijo un familiar a los medios de comunicación kazajos. Una amiga también refirió que que su deseo más grande era el de vivir en Turquía, el cual cumplió.

El cuerpo de Olesya Suspitsyna, informaron las autoridades turcas, será transportado desde ese país a Kazajistán el sábado con el fin de que sea enterrada en su ciudad natal, Kostanay, en los siguientes días.

La zona en la Suspitsyna falleció en uno de los sitios turísticos más relevantes de Turquía. Estas cataratas se ubican en la provincia meridional de Turquía y son visitadas por alrededor de 700.000 turistas cada año.

El panorama de Turquía con el Covid-19

De acuerdo con el conteo realizado por la Universidad Johns Hopkins, Turquía es el séptimo país con el número más alto de casos de coronavirus en el mundo, pues ha superado los 120.204. Además, la cantidad de muertes hasta el jueves por la noche fue de 3.174.

El lunes de esta semana, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, dijo que su gobierno trabaja en la elaboración de un plan detallado para relajar las restricciones impuestas para frenar la propagación del nuevo coronavirus, pero advirtió que sería muy probable que los confinamientos de los fines de semana continúen hasta el final del Ramadán, mes sagrado musulmán, a finales de mayo.

En un mensaje transmitido por televisión a nivel nacional después de sostener su reunión semanal con el gabinete, Erdogan indicó que el toque de queda de esta semana iniciaría a partir de este viernes 1 de mayo.

Además, el vicepresidente turco evaluará las recomendaciones del consejo sobre el Covid-19 del país a fin de decidir “cuáles pasos se tomarán en qué áreas y en qué fechas”, detalló Erdogan.

El presidente anuncia las medidas en medio de un declive en el número de decesos y contagios diarios en el país. El lunes, funcionarios turcos anunciaron 95 muertes registradas en las últimas de 24 horas, la cifra más baja desde el 11 de abril.

Ese día, Erdogan también indicó que Turquía enviará equipo de protección personal a Estados Unidos para ayudar a combatir el brote. De esa forma, el martes volaron aviones militares que transportaron mascarillas N-95, trajes de protección especial, desinfectantes, gafas y caretas de protección.

El presidente no ofreció detalles sobre las cantidades de equipo que fue enviado ni indicó si Turquía está vendiendo o donando el equipo. Pero resaltó que el gobierno turco ha enviado de antemano equipo médico a 55 países “desde los Balcanes a África”.

Fuente: Infobae

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorPresidente Medina evalúa perspectivas económicas de RD tras superar coronavirus
SiguienteEstados Unidos destina US$2 millones adicionales para República Dominicana en asistencia humanitaria para combatir COVID-19