Latinoamericanos con mayor riesgo ante COVID-19 por mala alimentación

hambre

La falta de recursos no debe ser utilizada como excusa para una buena alimentación

La población con inseguridad alimentaria en América Latina es más vulnerable a las complicaciones por coronavirus, sobre todo si padece patologías preexistentes y le falta una alimentación saludable ya que su sistema inmune suele ser más débil.

Con millones de habitantes de la región con enfermedades como obesidad, sobrepeso, diabetes, hipertensión y tabaquismo, el COVID-19 se presenta como una auténtica amenaza a los sistemas sanitarios y a la salud de la población, ya en riesgo con los citados padecimientos.

Para la representante en México de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Lina Pohl, "una buena nutrición es la primera defensa contra las enfermedades".

"Mantener una dieta saludable es una parte importante para ayudar al sistema inmunológico, hacerlo fuerte y evitar que el COVID-19 pueda desarrollarse en mayor magnitud", dijo Pohl a Efe.

Lo difícil es alcanzar esos objetivos ante el obligado confinamiento, la falta de recursos, los padecimientos preexistentes y los niveles de desigualdad en Latinoamérica y en otras partes del mundo.

Para la representante de la FAO el hecho de que en México gran parte de la población tenga algunas patologías es un gran desventaja pues la pandemia ha demostrado, con datos de otras naciones, "que habrá un impacto mayor donde los índices de sobrepeso y obesidad sean altos como México o Chile y otros países".

Precisó que esas enfermedades "hacen a la persona más vulnerable", pero a pesar de las circunstancias, Pohl cree que esta etapa sanitaria que vive el mundo "es un gran momento de reflexión para adoptar una buena nutrición".

También señaló que la falta de recursos no debe ser utilizada como excusa para una buena alimentación.

La inseguridad alimentaria se refiere no solo a la falta de acceso a alimentos saludables, sino también a tener mayor acceso a alimentos ultraprocesados, los cuales son causantes de enfermedades como obesidad, diabetes y otras no transmisibles.

"Al tener una alimentación basada en estos productos se generan daños en nuestros órganos, se da una inflamación en los mismos y eso debilita nuestro sistema inmunológico", explicó a Efe la maestra Paulina Magaña, investigadora en salud alimentaria de la organización El Poder del Consumidor.

La OPS advirtió en su informe "Alimentos y bebidas ultraprocesados en América Latina" que la venta de estos productos aumentó en 8,3 % entre el 2009 y 2014, y se estimaba que en 2019 crecería un 9,2%.

Fuente: EFE

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorLos fallecidos por COVID-19 en Ecuador ascienden a 474 y a 9,468 los contagiados
SiguienteComisión Técnica para el Cambio hace entrega de alimentos a Luis Abinader, para ser donados