La directora del Fondo MARENA, Judith Valdez, resaltó la importancia

Santo Domingo, RD.- El Ministro de Medio Ambiente junto a varias entidades encabezó el lanzamiento del proyecto Acción para promover la resiliencia climática a través de mejorar la gestión y medios de vida sostenibles en el Parque Nacional Lago Enriquillo y las Comunidades Circundantes, el cual será implementado por el Fondo Nacional para el Medio Ambiente y Recursos Naturales la Fundación Sur Futuro y esa institución.

La directora del Fondo MARENA, Judith Valdez, resaltó la importancia para que los fondos internacionales puedan llegar al país y sean utilizados para la protección del medio ambiente y conservación de las especies.

Mientras que  Kathia Mejía, Directora Ejecutiva de la Fundación Sur Futuro; destaco las alianzas público-privadas para apoyar a las comunidades más vulnerables.

El proyecto cuenta con un financiamiento y contraparte de 447,000 euros y tiene como objetivo mejorar la conservación de la biodiversidad y busca la protección y vigilancia de las especies endémicas, como el cocodrilo americano y la iguana Ricordi, las cuales están en lista de especies vulnerables de la zona.

Se entiende por resiliencia, a la capacidad de un sistema de someterse a perturbaciones y mantener sus funciones. Presenta tres propiedades básicas: (i) la magnitud del disturbio que puede ser tolerado por el socioecosistema, (ii) el grado en el cual el sistema es capaz de auto-organizarse y (iii) el grado en el cual el sistema puede construir la capacidad de aprender y adaptarse. L. Gunderson y C. S.Holling. 2001. Panarchy. Understanding transformations in human and natural systems. Island Press, EUA.

Para fortalecer la resiliencia y reducir el impacto del cambio climático en la región, la mejor estrategia es hacer uso racional de los recursos naturales*. Afortunadamente, la investigación sobre el terreno ya está mostrando cómo podemos desarrollar la intensificación agrícola y, al mismo tiempo, preservar la salud de los ecosistemas.

Otro enfoque importante de adaptación para aumentar la resiliencia al cambio climático en América Latina será el de reducir la degradación de los ecosistemas a través de la creación y el fortalecimiento de políticas