Opinión

La cita de la verdad: Se enferma la mente casi siempre primero que el cuerpo

Por: Lucía Montes de Oca Zimbrón.

@Luciamontesdeoca

“Prevemos que se va a agravar un poco más antes de que concluya (la pandemia), quizás terminemos teniendo casi la mitad de la población con serios problemas… estoy hablando de serios problemas, todos nosotros en algún momento de nuestra vida de este último año hemos tenido días en que nos hemos sentido muy mal en términos de ansiedad”.

Comentaba David Álvarez, vicerrector académico de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra haciendo alusión a la historia subyacente detrás del monstruo con coronas, una decadente y olvidada salud mental.

En el transcurso de casi un año hemos visto al prójimo crear su propia trinchera espiritual, nosotros también hemos echado la nuestra y cada quien, partiendo de su propio concepto de munición, ha librado con entereza y por qué no decirlo, más de una batalla, tomando en cuenta que los ataques han venido de más de un blanco meramente infeccioso.

Decía Immanuel Kant , autor de más un pensamiento social y sociológicamente acreditado que,

“La inteligencia de un individuo se mide por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar”.

Una vez allí, entonces nos damos cuenta que más allá de la lucha en la superficie, lo que realmente sostiene el engranaje operando, no es otra cosa que las herramientas internas del ser, esas que emanan desde el espacio más recóndito de la psiquis humana.

Roguemos entonces al altísimo y al subconsciente desde nuestra  niñez, que  como actuales mortales tengamos en nuestro poder suficientes armas de combate espiritual, solo así veremos a multitudes desfallecer en carne y espíritu, pero, “Los otros”, continuarían firmes hasta que haya pasado toda la tormenta.

Fotografía: -La Peste de Atenas-, por Michiel Sweerts, c. 1652–1654. Dominio público.

Fuente de primera cita: Programa Despierta con CDN.

Fuente de segunda cita: Periódico digital El País.