Iván Duque designa a su vicepresidenta como nueva canciller en medio de las críticas externas a Colombia

canciller

Marta Lucía Ramírez desiste de lanzar una candidatura presidencial para permanecer en el Gobierno

Colombia.- La vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, será la nueva canciller de Iván Duque en medio de una ola de críticas internacionales a la represión de las protestas que este miércoles cumplen tres semanas.

Con el nombramiento, la política conservadora descarta lanzar su candidatura presidencial para las elecciones del próximo año y se mantendrá como jefa de la diplomacia colombiana para enfrentar la crisis política desatada por las movilizaciones masivas que han arrinconado al Gobierno.

“Le he pedido que asuma la Cancillería para adelantar varias tareas”, expresó Duque al anunciar la designación de Ramírez, que se produce a diez días de que comience regir la inhabilidad para los funcionarios que desean postularse en las presidenciales de 2022. Entre ellas, destacó, ejercer la representación de Colombia en los espacios multilaterales, “donde nosotros queremos reafirmar no solamente el talante democrático de nuestro país, sino también la convicción de ser un país siempre respetuoso de los derechos humanos y siempre volcado a la defensa irrestricta de los valores democráticos”.

La semana pasada, la crisis política desatada por las masivas protestas contra el Gobierno se llevó por delante a la hasta entonces ministra de Relaciones Exteriores, Claudia Blum, quien había sido reemplazada temporalmente por la vicecanciller, Adriana Mejía.

La canciller fue la segunda baja del Gabinete en medio de la tormenta, pues las manifestaciones ya habían provocado la renuncia de Alberto Carrasquilla, el ministro de Hacienda que presentó la fallida reforma tributaria que fue la chispa del descontento social que ahora se amalgama alrededor de múltiples causas.

Blum tenía programado un viaje a Europa para explicar la versión del Gobierno colombiano sobre las protestas y contrarrestar la imagen negativa que ha dejado la represión policial, lo que se antoja como la tarea más urgente de la nueva jefa de la diplomacia colombiana. El mundo ha mirado con preocupación a Colombia ante los perturbadores episodios de uso desproporcionado de la fuerza y brutalidad policial. Human Rights Watch ha recibido denuncias creíbles sobre 55 muertes desde que comenzaron las protestas el pasado 28 de abril y ha denunciado que la fuerza pública sería responsable de al menos 14 homicidios.

En diversos pronunciamientos, la comunidad internacional ha ventilado sus reparos al manejo de la crisis, e incluso la ONU ha pedido garantizar el derecho a la libertad de reunión pacífica y a la protesta.

En medio de esa oleada de críticas, han abundado las de varios demócratas en el Congreso estadounidense, donde se definen asuntos presupuestales y de cooperación clave para Bogotá. Más de medio centenar de legisladores fueron un paso más allá y enviaron una carta al secretario de Estado, Antony Blinken, en la que le pedían a la Administración de Joe Biden suspender la asistencia a la policía de Colombia. “Las fuerzas de seguridad de Colombia, especialmente su Policía Nacional, están más desatadas de lo que jamás hemos visto”, lamentaban los congresistas del principal aliado del país andino.

Con un dilatado currículo en el servicio público, Ramírez ha sido también la primera mujer en desempeñarse como ministra de Defensa en Colombia, así como ministra de Comercio Exterior, y se daba por descontada una nueva candidatura presidencial antes de que irrumpieran las protestas. Será la tercera canciller del Gobierno Duque. Blum había llegado a Exteriores en noviembre de 2019 para reemplazar al entonces canciller, Carlos Holmes Trujillo, quien asumió la cartera de Defensa y falleció por covid el pasado enero.

Fuente: El País

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorMinistro Roberto Fulcar supervisa escuelas de la frontera y entrega mobiliario y dispositivos electrónicos
SiguienteEn Brasil, una comisión de investigación sobre la pandemia apunta múltiples negligencias del gobierno de Bolsonaro