Entre el desorden y la buena suerte avanza la vacunación en Venezuela

Entre el desorden y la buena suerte, avanza la vacunación en Venezuela

El Gobierno planeaba "controlar" los tumultos citando a las personas vía mensaje de texto

Venezuela.- Cientos de venezolanos acudieron esta semana a los puntos de vacunación establecidos por el Gobierno, a la espera de ser vacunados. El sistema, que arrancó de forma "controlada", se convirtió, con el paso de los días, en desorden, en el que también influyó la suerte.

Las colas se pierden de vista en muchos de los lugares adaptados para la inmunización, donde llueven las quejas por las horas de espera, debido a que muchos acuden sin cita por el apremio de ser vacunados, en medio de una virulenta segunda ola que hasta este viernes acumulaba 239.252 casos.

El Gobierno planeaba "controlar" los tumultos citando a las personas vía mensaje de texto a través del denominado Sistema Patria, un esquema tachado de "discriminatorio" y usado para entregar ayudas sociales, pero la demanda de la gente, con la paciencia ya agotada, sobrepasó todos los planes.

La situación se refleja en el centro de vacunación más grande del país, instalado en el hotel Alba Caracas, con aproximadamente 40 pequeños cubículos divididos por cortinas.

"Ha sido malísimo, malo, aquí hay personas desde la tres de la mañana (...) un desorden (...) no nos han movido, está demasiado lento, le caen a mentiras a uno", dijo a Efe Jesús Omar Carrero, de 50 años, mientras esperaba para vacunarse, pese a no haber sido convocado.

En Venezuela, con casi 30 millones de habitantes, se desconoce con precisión la cantidad de vacunas recibidas, debido a que los datos ofrecidos por las autoridades son contradictorios.

La escasez de dosis afecta, incluso, a sectores prioritarios, como el sanitario. El lunes, la ONG Médicos Unidos informó que solo el 42 % de los médicos recibió alguna dosis del fármaco, después de que el ministro de Salud, Carlos Alvarado, asegurara que el 90 % de los sanitarios estaban vacunados, una afirmación inmediatamente.

En una pared cercana a la entrada del hotel, una hoja escrita con rotulador anuncia: "programa de vacunación masiva para adultos de 60 años (...) convocados a través del Carnet de la Patria". Pero, aún así, muchos ciudadanos están acudiendo sin cita.

Carmen de Parra, de 69 años, quien tampoco fue convocada, llevaba más de seis horas de espera cuando todavía estaba lejos de la entrada.

"Vine con mi hermano casi ciego, ya uno no está para estas colas", aseguró mientras ponía su confianza en Dios para lograr ser vacunada.

Dentro del hotel, todo es más ordenado. Bajo las suntuosas lámparas, en los pequeños cubículos, las personas, casi en automático, sostienen las mangas de sus camisas para dejar que la aguja entre.

"El proceso es más ligero aquí adentro", describió Magaly de 71 años, tras recibir la vacuna rusa Sputnik V tras 10 horas de espera.

Una impresión similar tuvo la señora Hilda, quien, desde su silla de ruedas, comentó que el proceso, sin ser perfecto, le pareció bueno. Tampoco recibió mensaje del Sistema Patria, pero avaló su "derecho" con 26 años de trabajo en la Universidad Simón Bolívar -una de las principales del país- y sus informes médicos, que confirman que es diabética.

"La jornada de vacunación me pareció buena, con orden y muy amables todos los que nos atendieron, los militares, los demás trabajadores, nos indicaban y nos trataban de ayudar", expresó.

Igualmente, Gladys Pérez dijo que le pareció "maravillosa" la jornada de vacunación, aunque lamentó las largas filas a las afueras del hotel, a pesar de estar convocada a través del Sistema Patria.

Maduro celebró el domingo la llegada de 500.000 dosis de vacunas Sputnik-V, de Rusia, uno de sus principales aliados, de cara a la segunda fase de vacunación. Espera, además, unos 11 millones de dosis a través del mecanismo Covax, para julio.

Sin embargo, el organismo internacional aseguró que "todavía" no puede confirmar que Venezuela pagase los 18 millones de dólares (8,2 millones de euros) que adeudaba a Covax.

Por otra parte, el Gobierno firmó el viernes un acuerdo con la farmacéutica rusa Gerofarm para el suministro de otros 10 millones de vacunas, cuya fecha de llegada se desconoce.

El Ejecutivo culpa al bloqueo por sanciones de EEUU y otros países de no haber podido comprar las vacunas necesarias. Sin embargo, Maduro siempre aseguró que había logrado sortear las trabas gracias al apoyo de países aliados. No obstante, a la espera de las nuevas dosis, Venezuela continúa escasa y sin fechas para la recepción de las mismas.

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorHospital Luis Aybar almacena en furgón cadáveres de fallecidos por COVID-19
SiguientePerú elige entre virar hacia la izquierda o mantener "el modelo"