El Chapo Guzmán y otros reos están protegidos contra el COVID-19 por su aislamiento

Aislado

El mismo reporte señala que en las cárceles estadounidenses del sistema federal se han registrado hasta el 12 de abril 352 casos de reos positivos

La prisión en la que se encuentra recluido Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera y otros de los criminales más peligrosos de Estados Unidos no registra hasta ahora casos positivos de COVID-19, de acuerdo con un reporte del Buró Federal de Prisiones (BOP, por sus siglas en inglés).

El mismo reporte señala que en las cárceles estadounidenses del sistema federal se han registrado hasta el 12 de abril 352 casos de reos positivos al virus, así como 189 trabajadores. Durante el mismo lapso se reporta la muerte de 10 reclusos, lo que ha incrementado cierto temor dentro de este sector.

Sin embargo, hasta el momento no ha habido ningún caso en ADX en Florence, Colorado, la prisión considerada como la más segura del país y donde cumplen condena Guzmán Loera; Unabomber Ted Kaczynski, así como otros reos acusados de terrorismo.

Según el reporte, en ninguna prisión de Colorado se han reportado hasta ahora casos de contagiados por el virus, mientras que Nueva York es el sitio donde hay más centros de reclusión con reos enfermos.

De acuerdo con TMZ, uno de los factores que ha logrado mantener libre a esta cárcel del contagio es el aislamiento en el que viven los reclusos, quienes se encuentran uno sólo por celda cerrada, no platican entre ellos y la distancia entre uno y otro durante la única hora que salen de sus celdas es más grande de la recomendada por las autoridades sanitarias para evitar el contagio.

El lugar en el que se encuentra el fundador del cártel de Sinaloa cuenta con medidas de seguridad extremas, especialmente en la Unidad de Control de 78 camas para los reclusos más peligrosos. Donde lleva el distanciamiento social desde mucho antes.

Un representante de la Oficina Federal de Prisiones citado por TMZ señaló que estos reclusos son “unicelulares” (siempre están solos), con un tiempo limitado fuera de la celda, y solo se les brindan oportunidades recreativas, individuales, por 7 horas a la semana.

Durante los cortos períodos que están fuera de su celda son retenidos y escoltados por tres guardias, los cuales reciben una evaluación de salud por COVID-19 dentro del sistema BOP.

Los prisioneros de la Unidad de Control también tienen comida en la celda, baños, lavabos y duchas, por lo que están preparados para las actuales contingencias.

Guzmán Loera cumple una sentencia de cadena perpetua más 30 años que le fue dictada en julio del año pasado luego del llamado juicio del siglo tras haber sido encontrado culpable de 10 delitos relacionados con tráfico de drogas y lavado de dinero.

Fuente: Infobae

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorCuba envía a Italia una segunda brigada médica para combatir el coronavirus
SiguienteCorea del Sur impondrá pulseras electrónicas para los que violen la cuarentena por coronavirus