Desaceleración económica y política monetaria

Ese comportamiento económico está asociado con el desplome del gasto de capital del gobierno del presidente Abinader

Hace unos días el Banco Central anunció que la Junta Monetaria autorizó el 25 de febrero un aumento de 25 mil millones de pesos en el monto de la Facilidad de Liquidez Rápida (FLR). El objetivo de esa medida es que las entidades de intermediación financiera accedan a esos recursos a una tasa de un 3 % y con vencimiento hasta tres años, para que realicen préstamos a los agentes económicos del sector privado.

Esa nueva flexibilización monetaria puede estar reflejando que la economía dominicana desaceleró su recuperación en el mes de enero. A pesar de que el Banco Central no ha publicado el Indicador Mensual de Actividad Económica, estoy seguro de que ya ese indicador ha sido estimado -por lo menos de manera preliminar- y que las más altas autoridades del país ya saben que hubo un retroceso de algunas actividades productivas.

La Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) ha señalado que la manufactura registró condiciones y perspectivas económicas en enero menos favorables que las registradas en diciembre. Dado que el sector manufactura es un sector que refleja las expectativas y condiciones de otras actividades, como el comercio al por mayor y detalle, se podría afirmar que éstas también pudieran haber tenido una desaceleración en el primer mes del año.

Ese comportamiento económico está asociado con el desplome del gasto de capital del gobierno del presidente Abinader. A pesar de tener más de 20,500 millones de pesos disponibles para invertir en los meses de enero y febrero, el gobierno apenas gastó 3,164 millones de pesos, equivalente a un 15 %.

Ante esa situación económica la política monetaria tiene un papel importante. La regla de Taylor de política monetaria enseña que cuando la tasa de inflación se coloca por debajo de la meta; cuando el nivel del producto cae por debajo del potencial; o cuando la volatilidad cambiaria es mínima (este último término lo incluye la regla de Valdez), las autoridades monetarias deben y pueden adoptar medidas que reduzcan la tasa de interés de equilibrio para estimular la demanda privada.

Dado que en enero se registró una caída del PIB, que la tasa de inflación no se encuentra lejos del límite superior del rango meta que es 5 % y que el tipo de cambio se ha mantenido muy estable, las autoridades monetarias tienen suficiente espacio para inyectar más liquidez al mercado. Y eso explica la decisión de la Junta Monetaria de ampliar el monto de la Facilidad de Liquidez Rápida en 25 mil millones de pesos.

Esto demuestra que, Héctor Valdez, gobernador del Banco Central, sale por enésima vez al rescate de la economía dominicana.

Por: Jaime Aristy Escuder

Mantente informado

Recibe en tu correo actualizaciones diarias
de las noticias más importantes de la actualidad.

AnteriorFestejan el 257 aniversario de la fundación de Baní
SiguientePoblación podrá hacer cita para vacunarse contra COVID-19 a través de internet