Noticias

Comentario económico: La reforma tributaria según el BID

La reforma tributaria también debe permitir la reducción de la deuda pública que cerró el año 2020 en un 70 % del PIB

Santo Domingo, RD.- Hace unos días, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) recomendó al gobierno del presidente Luis Abinader incrementar los ingresos tributarios para recuperar la sostenibilidad de las finanzas públicas, al mismo tiempo que mejora su capacidad de invertir a favor de los pobres y grupos vulnerables. Esto es un reconocimiento de que no será posible disminuir el déficit fiscal mediante la reducción del gasto público, tal como se había planteado durante la campaña electoral.

Un aumento de las recaudaciones significa que alguien tendrá que sacarse dinero de los bolsillos y enviárselo al gobierno. Para convencer a los agentes económicos de pagar más impuestos, el BID recomienda al gobierno que logre un amplio consenso social y que ponga en marcha una estrategia de comunicación que convenza a la población del bienestar social que se derivará de la inversión de los nuevos recursos destinados a satisfacer las necesidades básicas de la gente.

La reforma tributaria también debe permitir la reducción de la deuda pública que cerró el año 2020 en un 70 % del PIB. Aun cuando el BID no establece el monto en que deben aumentar las recaudaciones, indica que la presión tributaria de un 14.4 % es muy baja con relación al promedio regional que se situó en 2019 en un 24 %. De acuerdo con nuestros estimados, la reforma tributaria debería permitir al gobierno aumentar las recaudaciones entre tres y cuatro puntos del PIB, equivalente a una suma comprendida entre 150 mil millones y 200 mil millones de pesos.

El BID confirma que las bajas recaudaciones se explican por la evasión impositiva y el elevado nivel de exenciones. En el caso del ITBIS, sostiene que la base exonerada representa la mitad de la base total, lo cual favorece a segmentos de población de altos ingresos. Además, señala que, a pesar de los avances de la administración tributaria registrados en los últimos años, la evasión de algunos impuestos supera el 50 %. Esto implica que el gobierno pudiera aumentar las recaudaciones sin aumentar las tasas, sino ampliando las bases al mismo tiempo que se reduce la evasión impositiva.

Por último, el BID le recomienda al gobierno que, antes de aplicar la reforma tributaria, evalúe adecuadamente las distintas opciones impositivas para tomar aquella que minimice el impacto negativo sobre el crecimiento, la inversión, el empleo y la distribución del ingreso. Ese es un buen consejo si se desea seguir ampliando el pastel de dónde salen los impuestos.

Por: Jaime Aristy Escuder

Más contenido por Redacción CDN